.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 (EUROPA PRESS)

La escritora y profesora de la universidad brasileña de Bahía Linn Gama Alves destacó hoy la importancia de involucrar a los padres y educadores en la enseñanza de los hijos y subrayó que los videojuegos violentos no son los que vuelven agresivos a los niños, sino que la familia y el entorno «son los que determinan» si esa violencia ficcional puede ser llevada a la vida real.

En una ponencia sobre la violencia asociada a los videojuegos en el II Encuentro Internacional sobre Educación Audiovisual, Gama Alves subrayó que, al contrario de lo que se piensa habitualmente, la mayoría de los usuarios de videojuegos rondan los treinta años y los usan como «catarsis de la violencia que se transmite en la vida real».

En este sentido, destacó el potencial pedagógico de los videojuegos porque, según apuntó, fomentan los sentimientos de pertenencia a un grupo y permiten desarrollar capacidades de memoria, creatividad, atención y habilidad para planificar.

«Estas aptitudes tienen que ser conocidas por padres y educadores para rentabilizar su potencial a nivel educativo y para prevenir que un niño confunda la realidad virtual con el mundo real», apuntó.

Finalmente, advirtió del peligro de que los medios «esteticen y espectacularicen» la violencia hasta el punto de hacerla «hermosa». Gama Alves basó sus conclusiones en un estudio de campo efectuado entre los años 2000 y 2004 en Brasil.