.

BARCELONA, 10 (EUROPA PRESS)

El número de tarjetas de crédito existentes en España es superior a la media europea, pero su utilización es «bastante limitada», tanto en el número de operaciones como en el valor de las mismas, según un estudio de la escuela de negocio IESE elaborado por el profesor de Finanzas Ahmad Rahnema.

En España cada habitante dispone de una media de 1,63 tarjetas de pago, porcentaje superior al 1,2 del promedio europeo. El gasto por tarjeta y año es, no obstante, de 2.000 euros, cuando la media de Europa se acerca a los 3.000 euros por año.

En cuanto al uso de las tarjetas, sólo el 10,9% de las compras en comercios españoles se abonan con «dinero de plástico», menos de la mitad de la media que se da en el continente europeo, que se sitúa en el 22%.

El sector en España está copado en un 97% por tres marcas: Visa, MasterCard y American Express. Este grupo convive con otras redes de medios de pago: 4B, Euro 6000 y Sermepa (ServiRed).

A diferencia de otros países, las tarjetas españolas no suelen pertenecer a redes internacionales de medios de pagos, sino a los bancos, que en España son los emisores.

BSCH, BBVA, «La Caixa, Banco Popular y Caja Madrid son las cinco entidades financieras que abarcan la mayor parte del mercado español, con un 47,5% del volumen de tarjetas.

El estudio, titulado «El sector de las tarjetas de pago en España», reconoce al BBVA, con 11 millones de euros, como el mayor emisor, seguido a distancia por «La Caixa», con seis, y Caja Madrid, cifrado en 4,3 millones.