.

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

Una pérdida de peso de 10 kilogramos en los obesos consigue reducir la mortalidad total en un 20% y la debida a complicaciones de diabetes en un 30%, según informó hoy el Club del Hipertenso. Por contra, un aumento de 10 kilos supone una diferencia de 20 milímetros de mercurio en la presión arterial máxima (sistólica) y de 10 en la mínima (diastólica).

Y es que las personas obesas o con sobrepeso tienen un riesgo entre dos y tres veces mayor de padecer hipertensión arterial que aquellas que se encuentran en su peso adecuado, sucediendo lo mismo a la inversa, pues los hipertensos son más propensos a tener exceso de peso.

De hecho, la obesidad contribuye al desarrollo de la hipertensión arterial en más del 70% de los casos. Los menores de 40 años y las mujeres son los más perjudicadas por esta correlación.

Precisamente en estas fechas, los expertos han querido recordar que los excesos en la alimentación durante las Navidades provocan de media un aumento de peso de entre dos y cuatro kilogramos, que tardan en perderse entre dos y tres meses. Esto es especialmente peligroso para las personas con hipertensión arterial, que pueden elevar su riesgo cardiovascular.

Para evitarlo, los especialistas aconsejan compensar una comida copiosa con la siguiente, beber más, comer más despacio y realizar más ejercicio durante las fiestas navideñas.