.

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El lote de alcachofas en conserva de una empresa de Navarra que provocó el pasado jueves el ingreso de un matrimonio guipuzcoano por botulismo ha sido inmovilizado y en este momento ya “está practicamente retirado” en su totalidad, informaron hoy a Europa Press fuentes de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria. No se ha registrado ningún caso más.

Las mismas fuentes explicaron que ha facilitado la rápida retirada el que se tratara de un lote pequeño, de unos 800 botes, que se comercializaron únicamente en el País Vasco. En Valladolid se iba a distribuir también, pero no llegó a comercializarse tras detectarse los casos de botulismo mencionados.

Sanidad alertó el pasado sábado sobre el consumo de un lote de alcachofas en conserva marca “Viuda de Mateo”, de la localidad navarra de Mendavia, después de que el Gobierno vasco comunicara la aparición de dos casos de botulismo producido por el consumo de estas alcachofas, según confirmaron los análisis realizados por el Centro Nacional de Alimentación. Se trata de un matrimonio de mediana edad que tuvo los primeros síntomas el pasado jueves. Ambos están siendo tratados en un hospital.

El botulismo es una intoxicación alimentaria infrecuente que puede llegar a ser muy grave. Afecta al sistema nervioso y es debida a la toxina del Clostridium botulinum, una bacteria que contamina algunos alimentos, como las conservas vegetales.

El lote potencialmente contaminado es el ND2430512, con fecha de caducidad el 31-12-2011. Según la Agencia de Seguridad Alimentaria, sólo las conservas de alcachofa de la marca, lote y fecha de caducidad señaladas se consideran sospechosas. “Es incluso probable que no haya ningún envase más afectado, o que sean muy pocos”, señaló.

Sanidad señaló que los consumidores que hayan utilizado estas conservas en platos cocinados con calor, como en menestra, “deben estar tranquilos, pues el calor inactiva las toxinas”. “En el caso improbable de que un consumidor, después de haber ingerido estas conservas sin cocinar, experimente síntomas compatibles con esta enfermedad (mala visión, náuseas, vómitos, diarrea, problemas para hablar y tragar) debe dirigirse a los servicios sanitarios ordinarios”, añadió.

Si los consumidores tienen envases del mencionado producto, no deben consumirlos. Deberán retornarlos al punto de venta, donde les devolverán el dinero, añadió.