.

Aumentan un 3,1% los empleados de la industria agroalimentaria catalana, pese al descenso del número de empresas

BARCELONA, 9 (EUROPA PRESS)

La dieta mediterránea ha iniciado una «recuperación progresiva», tras dos décadas de decadencia en España, en la comunidad catalana, andaluza y balear, según destacaron hoy el presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Lluís Sierra, y el segundo teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Portabella.

En la presentación del segundo informe del Observatorio de la Dieta Mediterránea, Sierra destacó que esta recuperación empezó en el 2002 de forma distinta en las comunidades autónomas españolas. De hecho, las que menos seguimiento registran de este tipo de dieta son La Rioja y Castilla y León, además de Galicia.

En las cestas de la compra de los andaluces, catalanes, cántabros y navarros ha aumentado la presencia de los frutos secos, el pescado y el aceite de oliva, productos típicos de la dieta mediterránea, junto a las patatas, frutas, verduras, vino y cereales.

Asimismo, la situación actual no se puede comparar al apogeo que vivía España, máximo productor y exportador de productos de dieta mediterránea, hace 40 años, coincidieron a destacar ambos representantes.

ABANDONO DE LA DIETA POR LAS TRANSFORMACIONES SOCIALES.

Según los autores del informe, las fuertes transformaciones socioculturales de la sociedad en las últimas épocas, como la incorporación de la mujer en el mercado laboral o la reducción de los miembros de la familia, se pueden relacionar con este alejamiento del seguimiento de la dieta mediterránea.

Además, en las últimas décadas ha disminuido el consumo de productos frescos en tiendas especializadas en favor de una compra semanal de gran cantidad de productos elaborados.

Otro de los factores relacionados con la disminución general de la adhesión a la dieta mediterránea pasa por los cambios experimentados en la cultura del ocio, a la que se dedica más tiempo, por lo que se reduce el tiempo dedicado a la compra de alimentos o a su elaboración.

«BUENAS NOTICIAS» PARA LA INDUSTRIA ALIMENTARIA CATALANA.

Por su parte, Portabella, también presidente de la Comisión de Promoción Económica, Ocupación y Conocimiento del Consistorio barcelonés, calificó de «buena noticia» el incremento en un 3,2% del personal empleado en la industria agroalimentaria catalana.

No obstante, el número de empresas del sector en Catalunya ha disminuido en casi 500 desde 2001, cuando había 4.100 compañías. En 2004, en Catalunya hay cerca de 3.600 empresas. De hecho, la agroalimentaria es la primera rama industrial de Catalunya en volumen de negocio, con un 16% del total.

374 EMPRESAS ALIMENTARIAS EN BARCELONA.

Según Portabella, el incremento del personal en el sector, pese a la bajada del número de empresas dedicadas se justifica por el logro de una «madurez» con un «aumento del tamaño» de las entidades. «Las empresas no sólo ganan en tamaño, sino que tienen capacidad de mantener y incorporar nuevo personal», señaló.

En la ciudad de Barcelona, más de 10.374 personas y 374 empresas trabajan en la industria alimentaria. En el año 2000, las empresas partían de una media de 21 trabajadores por establecimiento y han crecido hasta 28 en 2004.

La industria alimentaria es una de las principales ramas manufactureras de la ciudad de Barcelona y su área de influencia. Así, la región metropolitana concentraba en 2004 más del 45% de los asalariados y las empresas de esta rama en el principado.

Por ámbitos, la mayor parte de las empresas alimentarias de Barcelona se dedican a la pastelería artesanal, al chocolate y al café, entre otros. Posteriormente, la industria láctea ha experimentado un «crecimiento espectacular», según Portabella.