.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) reclamó hoy que parte del dinero que recauda Hacienda de los impuestos del tabaco se destine a pagar las cargas sociales y sanitarias que conlleva el hábito de fumar.

La nueva presidenta de la entidad, María Angeles Planchuelo, señaló en un comunicado que los impuestos del tabaco son “imprescindibles” para cuadrar las cuentas “ante el formidable dispendio que genera”.

Además, consideró que los impuestos a las labores de tabaco “deben seguir subiendo a mayor ritmo”, y que el Estado debe mantener o incluso incrementar el actual margen del 80 por ciento con el que se queda.

En su opinión, la subida del precio permitiría recaudar más impuestos y, con ello, dedicar más dinero para pagar la factura del tabaco, así como disminuir el consumo de los adolescentes. “Cada 10% de incremento del precio se traduce en un 8% de caída del consumo entre los adolescentes”, aseguró.

En opinión del CNPT, la industria del tabaco “exagera enormemente las pérdidas económicas, si es que hay alguna, que causarían las medidas encaminadas a la prevención del tabaquismo”.

“Además, si todo el mundo dejase el tabaco de la noche a la mañana y el Ministerio de Economía no recaudase ni un solo euro por ese concepto, nuestra economía no se resentiría para nada porque el dinero que la gente gasta en tabaco se utilizaría en otros bienes y servicios que generan empleo e impuestos alternativos”, dijo Planchuelo.

Entre los costes económicos que genera el consumo del tabaco, el CNPT citó los gastos de seguridad social (pensiones de invalidez) y salud, pérdidas en la balanza comercial al importar cigarrillos; pérdida de tierras donde se podrían cultivar alimentos, costes por incendios y daños en edificios, costes medioambientales, absentismo laboral o disminución de la productividad.