.

La construcción de viviendas volverá a superar las 800.000 unidades en 2007

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El precio medio de la vivienda en España crecerá un 7,33% en 2007, impulsado principalmente por un incremento del coste del suelo del 8,55%, que supondrá aproximadamente dos tercios del precio final de los inmuebles, y en menor medida por un incremento de los costes de construcción, que subirán un 7,24%, según el Instituto de Práctica Empresarial (IPE).

En su informe «Tendencia de Precios de Mercado para 2007: Repercusión del suelo, costes de ejecución y venta de producto inmobiliario», presentado hoy, el 71,64% de los promotores, constructores y demás agentes inmobiliarios encuestados opina que el incremento del precio final de venta se situará en cifras inferiores a los dos dígitos. Además, la mayoría de ellos augura una mayor estabilidad en los precios de la segunda vivienda, e incluso un 16% considera que estos podrían bajar.

Con todo, estos incrementos no tendrán una evolución homogénea en toda España. Así, desde IPE se espera un «estancamiento» de los precios de las segundas viviendas situadas en zonas costeras, frente a un mayor crecimiento en el caso de aquellas comunidades que sufrirán el «efecto metropolitano» de las grandes capitales, como es el caso de Castilla-La Mancha por su proximidad con Madrid.

En cualquier caso, estos cálculos confirman, según el director general del IPE, Marcial Bellido, que «estamos en un momento nuevo», que calificó de «gozoso» para los compradores, gracias también a la cada vez mayor flexibilidad en las condiciones financiaras de las hipotecas.

MÁS DE 800.000 VIVIENDAS EN 2007.

Según el director del Área de Investigación de la Cátedra Inmobiliaria de IPE, José Antonio Pérez, el número de viviendas construidas volverá a sobrepasar las 800.000 unidades en 2007, gracias a la inercia de la demanda de viviendas «asequibles», que, sin embargo, sufrirá un «estancamiento» en el caso de los inmuebles de más de 300.000 euros.

Por otro lado, desde IPE se espera un descenso a medio plazo de los visados de obra, aunque, no una «paralización» del mercado, como revela, a su juicio, la «lista de espera» que existe en el caso de ciertos productos inmobiliarios, así como una posible estabilización de la inflación a lo largo de 2007, tanto en España como en el entorno europeo, que llevaría al Banco Central Europeo (BCE) a bajar los tipos de interés en 2008, y que animaría nuevamente a la compra de viviendas.

Asimismo, Pérez indicó que la coyuntura actual del mercado inmobiliario es favorable para la compra de viviendas con fines de uso, mientras que las adquisiciones con fines especulativos con cada vez menos rentables.

En este sentido, llamó la atención sobre la progresiva adaptación de las condiciones financieras de las hipotecas a la situación del mercado, y mencionó, concretamente, la introducción de hipotecas mixtas en España, fórmulas que buscan la rebaja de la cuota mensual de los compradores, por ejemplo, mediante el pago únicamente de los intereses durante los tres primeros años, en un escenario de tipos al alza.

Este contexto, sin embargo, no será favorable para los promotores que experimentarán un «estrechamiento» de los márgenes de beneficio ante el mayor incremento de los precios del suelo frente al del precio final de la vivienda, según el director del área de Investigación, quien justificó por ello una creciente tendencia a comprar suelos en Latinoamérica, Marruecos o Europa del este, dónde éstos son más baratos.