.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

Las variaciones en el consumo total de cerveza dependen del nivel de renta de los consumidores en un 47%, mientras que la influencia de la publicidad es de sólo un 1%, según se desprende de los resultados de un estudio realizado por el Departamento de Economía Aplicada y Gestión Pública de la UNED y promovido por Cerveceros de España, presentado hoy.

En este sentido, el factor más importante que influye en las variaciones de consumo de cerveza es el nivel de renta, seguido del precio de los productos, con un 41 por ciento, y del turismo y el calor, con un 11 por ciento. Por su parte, la publicidad también se contempla como variable explicativa de las ventas globales de esta bebida aunque su incidencia es «escasa», según destacó el rector de la UNED y uno de los encargados del estudio, Juan Antonio Gimeno.

De hecho, los datos tomados desde 1991 a 2004 muestran una causalidad inversa, ya que es el aumento de las ventas totales el que provoca un incremento del gasto en publicidad, al tiempo que ésta tiene mucha más incidencia en la distribución de la cuota interna de ventas entre marcas y «no un aumento en el consumo del producto».

Sin embargo, y según apuntaron los autores de este estudio, la reducción de la publicidad tal y como se prevé en la futura Ley del Alcohol podría incidir incluso en un aumento de la competencia entre los principales productores de cerveza, lo que conllevaría un descenso de precios y el posterior aumento del consumo. Esta incidencia negativa podría tener «más incidencia» en los jóvenes, para los que si existe una relación más directa entre consumo y precio, apuntó Gimeno.

Ante estos datos, el presidente de Cerveceros de España, Jacobo Olalla, insistió en que las medidas relacionadas con las restricciones que se incluyen en el borrador presentado por la Ministra de Sanidad, Elena Salgado, del Anteproyecto de Ley de medidas sanitarias para la protección de la salud y la prevención del consumo de bebidas alcohólicas por menores, podrían producir «el efecto contrario» al objetivo por el que se hace, al tiempo que se daría un incremento el consumo de las llamadas «marcas blancas». Del mismo modo, recordó que la mayoría del alcohol que beben los jóvenes, como los combinados o el «calimocho», no hacen publicidad y sin embargo «siguen siendo las más demandadas».