.

WASHINGTON, 1 (EP/AP)

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, aconsejó hoy a los americanos combatir la obesidad infantil, un problema que tiene preocupadas a las familias y que está generando grandes gastos para el país, manteniendo a los niños fuera de casa, bien practicando deportes o simplemente paseando para que se mantengan activos.

«Una forma de que este país pueda arreglárselas para enfrentar el problema de la obesidad es que la gente salga a la calle, bien para practicar deportes o para pasear», manifestó Bush, quien hoy se reunió con un grupo de empresarios del sector de las bebidas, los alimentos y el entretenimiento para hablar sobre la posibilidad de incrementar la oferta de comida saludable que ofrecen al público y fomentar el ejercicio físico a través de campañas publicitarias.

El presidente estadounidense, que ha declarado febrero mes de de la lucha contra las enfermedades del corazón, comentó que su esposa, Laura Bush, se encontraba en Nueva York para vivir allí este viernes el día nacional «Vístase de Rojo», una jornada en la que hombres y mujeres de todo el país saldrán a las calles vestidos de este color para recordar que las enfermedades cardíacas figuran entre las principales causas de muerte entre las mujeres de este país.

Para la primera dama, son las madres quienes, en la mayoría de los casos, eligen la dieta de sus hijos y las que, a su juicio, deben encargares en primer término de animarles a practicar deporte. «Ellas eligen la comida que ellos (los niños) comen. Ellas son las únicas, muchas veces, que en casa animan a sus hijos a hacer ejercicio», comentó.