.

YAKARTA, 16 (EP/AP)

La decisión de Indonesia de no compartir muestras del virus de la gripe aviar con la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta que no se alcance un acuerdo comercial para el desarrollo de vacunas es “comprensible”, según la revista médica “The Lancet”.

Indonesia, el país más afectado por la enfermedad, ha tomado esta decisión argumentando que las grandes farmacéuticas utilizarán estas muestras para elaborar vacunas que después serán demasiado caras para los países en desarrollo.

Según la publicación británica, las autoridades indonesias tienen motivo para preocuparse. En un editorial publicado ayer, la revista instó a la OMS a buscar acuerdos internacionales que aseguren que los países en desarrollo tienen acceso a las futuras vacunas contra esta enfermedad.

“Para proteger a la población global, se necesitarán 6,2 billones de dosis de vacunas, pero bajo la actual capacidad productora el mundo sólo puede producir 500 millones de dosis”, señala “The Lancet”. “Ante una pandemia, son los países industrializados los que tendrán acceso a las vacunas disponibles, mientras que los países en desarrollo donde es más posible que emerja permanecerán en espera”, sostiene.

La pasada semana, Indonesia firmó un acuerdo preliminar con la compañía farmacéutica Baxter para la creación de una vacuna contra la gripe aviar en humanos. Según el acuerdo, Indonesia proporcionará las cepas del virus H5N1 que circulan por la nación y Baxter ofrecerá el trabajo técnico de expertos para producir la vacuna, según explicó el ministro de Sanidad de Indonesia, Fadilah Supari.

Según “The Lancet”, la decisión de Indonesia es “comprensible” y sus preocupaciones justificadas. Al menos 166 personas han muerto a causa del H5N1 en todo el mundo, 63 de ellas en el archipiélago indonesio. No obstante, el mal continúa afectando esencialmente a los animales.

Mientras, dos altos responsables de la OMS, los médicos Keiji Fukuda y David Heymann, se reunirán hoy con responsables sanitarios indonesios en Yakarta para intentar resolver el conflicto por las vacunas.