.

La evolución de la niña es satisfactoria y los trasplantes le han permitido pasar de una ceguera absoluta a la distinción de formas

CÓRDOBA, 23 (EUROPA PRESS)

Los oftalmólogos del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba han trasplantado de córnea por segunda vez a una niña que previamente se había sometido a un injerto de este tipo con sólo siete meses, la primera intervención trasplantadora de este tejido que se ha llevado a cabo en Andalucía a un bebe de tan corta edad.

Según informó hoy en una nota el citado hospital, el primer trasplante se le practicó en su ojo derecho el 18 de octubre de 2006 y el segundo se llevó a cabo el pasado 15 de enero, en su ojo izquierdo, del que ahora se recupera satisfactoriamente.

Gracias a dichos injertos, la pequeña ha pasado de la ceguera absoluta a la distinción de formas y colores, lo que, en el futuro, posibilitará que se desenvuelva de forma autónoma en su entorno.

La niña, que cumplirá su primer año vida el próximo 9 de marzo, padece una patología poco frecuente denominada distrofia endotelial congénita hereditaria asociada a un glaucoma congénito. En la actualidad, el bebé acude periódicamente a sus revisiones en el hospital a cargo del servicio de Oftalmología y se encuentra en buen estado de salud.

Salud informó también que desde que se sometió al primer implante, el estado de la pequeña ha mejorado considerablemente, ya que desde entonces se muestra más alegre y despierta. Esta niña jienense ha recuperado parte de la visión por ambos ojos, de un 1 a un 2 por ciento, gracias a sendas donaciones de cadáver procedente de un acto de generosidad.

La realización de estos trasplantes en niños tan pequeños no está exenta de dificultades, ya que resulta complicado tallar la córnea y se requiere de mucha habilidad para no producir cortes irregulares en la superficie ocular. Además, la corteza del cerebro se debe estimular de forma precoz y por eso es muy importante realizar el trasplante de córnea en los primeros meses, pues está en juego su recuperación visual.

El papel de la familia también es fundamental tras el trasplante, especialmente a la hora de aplicar los tratamientos indicados por el especialista, que debe hacerse con delicadeza extrema. Respecto a la posibilidad de rechazo de este tejido, es más frecuente en bebés que en adultos, aunque resulta menos habitual el rechazo de córnea que de otros órganos al ser un tejido no vascularizado.