.

JAKARTA (INDONESIA), 2 (EP/AP)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) propuso hoy la creación de una reserva global de vacunas contra la gripe aviar para garantizar que los países pobres puedan tener acceso al medicamento de llegar a producirse una pandemia y no sean sólo los países ricos quienes se beneficien de las dosis limitadas que se podrían producir.

De cara a la aparición de una eventual pandemia, en el mundo sólo se podrían producir sólo unos 500 millones de dosis de la vacuna, una cantidad insuficiente respecto a las necesidades mundiales. Ante esta circunstancia, Indonesia y otros países de Asia con pocos recursos económicos temen no poder acceder al limitado suministro.

Según el máximo representante en temas relacionados con la gripe aviar de la OMS, el doctor David Heymann, la denominada «reserva virtual» de vacunas, a la que los países deberían comprometerse a donar parte de sus vacunas, es una de las estrategias a corto plazo que podría garantizar al menos que algunas fueran distribuidas equitativamente entre los países con menores recursos económicos. A largo plazo, la meta sería que estas naciones recibieran tecnología y formación para poder producir ellos mismos la vacuna, explicó.

«Lo que queremos y necesitamos hacer es desarrollar mecanismos que permitan a los países acceder a las vacunas que necesitan», manifestó Heymann, quien destacó que Brasil e India están involucrados ya en varios proyectos para producir esta vacuna con la ayuda de expertos.

El mes pasado, Indonesia fue duramente criticada cuando anunció que no podrían enviar más muestras del virus de la gripe aviar «H5N1» a la OMS a menos que la agencia garantizara que las muestras no iban a ser utilizadas con fines comerciales.

El ministro de Salud, Siti Fadilah Supari, dijo que Indonesia, en lugar de enviar las muestras a la OMS como lo hacen todos los países desde hace 50 años, acordó trabajar con los laboratorios estadounidenses Baxter para fabricar una vacuna de la gripe aviar. Por este acuerdo, Indonesia facilitaría las muestras del virus a la compañía a cambio de su experiencia en la producción de vacunas.

No obstante, ayer Supari prometió por teléfono a la directora general de la OMS, Margaret Chan, que las muestras del virus no se facilitarían a los productores de vacunas con fines comerciales.

La gripe aviar ha matado al menos a 167 personas desde que apareció entre las aves de Asia el pasado 2003, a pesar de que continúa siendo difícil que este virus se trasmita a humanos, ya que se necesita un contacto directo con el animal infectado. Sin embargo, los expertos temen que este virus mute a una nueva forma que facilite la aparición de la pandemia y pueda matar a millones de personas. En este escenario, Indonesia ha sido el país más golpeado por el actual virus, con 63 muertes humanas asociadas a esta causa.