.

SEVILLA, 2 (EUROPA PRESS)

El libro «No me digas que no lo cuente» (Urano), escrito desde la experiencia personal de su autora, Beatriz Mori, intenta esclarecer toda la «literatura barata» que gira en torno a la enfermedad de la epilepsia y reivindica la necesidad de desligar a las personas que la padecen del «sambenito de dementes y endemoniados que durante tanto tiempo se ha asociado con ellos».

En declaraciones a Europa Press, la autora señaló que entre la documentación que revisó para escribir su obra no encontró ni un sólo texto escrito por un enfermo, ya que «existe el problema del miedo a reconocerse como tal y descubrirse ante una sociedad en la que todavía hay mucha ignorancia y rechazo en torno a este tema».

Asimismo, explicó que la obra está compuesta por nueve historias que muestran los diferentes tipos de epilepsia que puede haber, sus diversos síntomas y formas de sobrellevarlos, además de incidir en aspectos sociales, laborales, jurídicos y religiosos que «necesitan un cambio».

De igual forma, destacó que la epilepsia «es la enfermedad número uno que afecta al sistema nervioso, con una cantidad de personas que la padecen en nuestro país que ronda la cifra de 400.000». Así, matizó que de entre los enfermos, sólo el 0,03 por ciento es epiléptico severo, «un síndrome tan grave que suele conllevar un cierto retraso que la gente tiende a confundir y a generalizar con todos los afectados».

Mori apuntó que los enfermos de epilepsia todavía hoy en día no pueden hacer cosas tan normales como depilarse por láser o presentarse a unas oposiciones y que, por ejemplo, hasta 1982 en Estados Unidos «ni siquiera podíamos casarnos». A este respecto destacó que el Código Penal «no ayuda», ya que mientras se siga alegando que psicópatas como el niño de la catana tienen una «personalidad epileptoide», «no habremos avanzado nada».

Por otro lado, resaltó que personajes como Napoleón, Isaac Newton, Leonardo Da Vinci, Dovstoievsky o Beethoven, así como políticos, artistas y deportistas de la actualidad, se han visto también afectados por esta enfermedad. A este respecto, agregó que «personas absolutamente válidas e inteligentes, sólo por ser epilépticos tienen muchos problemas para encontrar trabajo, ya que si lo reconocen desde un principio no les contratan y si sufren una crisis después son igualmente despedidos».

Beatriz Mori (Oviedo, 1970), que actualmente reside en Sevilla, ha recibido numerosos premios de fotografía y publicidad, además de trabajar como presentadora, redactora y guionista en diversos medios de comunicación.