.

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El uso racional de medicamentos será uno de los temas abordados en el transcurso de las Jornadas de Actualización en Medicina de Familia, que se celebran hoy y mañana en el Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones de Madrid.

No en vano, según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), organizadora de las jornadas junto a la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria, el abuso y mal uso de los antibióticos son causa habitual de las resistencias bacterianas.

La semFYC señala, mediante un comunicado, que en España se vendieron en 2006 un total de 56 millones de antibióticos y la mayoría de ellos fueron prescritos para combatir las enfermedades respiratorias, que son las más frecuentes en la consulta del médico de familia junto con las infecciones urinarias. Este profesional prescribe el 95 por ciento de estos fármacos.

En este sentido, detalla que para fomentar un uso adecuado de los antibióticos y así reducir su consumo innecesario, la Comisión Europea ha puesto en marcha el estudio «Happy Audit», investigación que coordina en España la semFYC.

«semFYC pretende demostrar que podríamos llegar a ahorrar en un año unos ocho millones de tratamientos antibióticos que realmente son innecesarios. España presenta una incidencia alta de resistencias que puede ser cada vez mayor si no frenamos el empleo superfluo que con tanta frecuencia se hace de estos fármacos», asegura el presidente de esta sociedad científica, el doctor Luis Aguilera.

El objetivo del estudio es determinar el efecto de dos sencillas intervenciones en atención primaria (las técnicas antigénicas de diagnóstico rápido y la proteína C reactiva en sangre) sobre el uso racional de los antibióticos en las infecciones respiratorias. Los resultados finales estarán disponibles en 2009.

Además de España participan otros países, como Dinamarca, Kaliningrado, Francia, Suecia, Lituania y España, donde el objetivo es llegar a 200 médicos de Atención Primaria.

Experiencias piloto previas en países del norte de Europa y en Cataluña han demostrado que se puede reducir en un 20 por ciento la prescripción innecesaria de antibióticos si el médico está formado en el uso de estos fármacos y en el manejo de pruebas de diagnóstico rápido, que permiten afinar más en la causa de la infección. Con los resultados del estudio, la Comisión Europea elaborará una serie de recomendaciones para todos los países miembros.