.

BILBAO, 11 (EUROPA PRESS)

El 12,2% de la población vasca comprendida entre los 4 y los 18 años es obesa, y la enfermedad afecta más a los varones (12,7%) que a las mujeres (11,7%). la obesidad prevalece en los niños entre los 11 y los 14 años, con una tasa del 19,4%, mientras en las niñas alcanza el porcentaje más elevado, un 15,6%, entre los 15 y los 18 años.

Según los últimos datos disponibles de la Encuesta de Nutrición elaborada por el Departamento vasco de Sanidad, recogidos por Europa Press, si se suma el sobrepeso, la mayor proporción reside en los grupos de 7 a 10 años y 11 a 14 años, en el caso de los chicos, con un 31,2 y un 36,1%, respectivamente, mientras que en las niñas se registra un incremento con la edad y alcanzan el máximo porcentaje de sobrepeso entre los 15 y 18 años, un 32,8%.

El bajo peso, sin embargo, sólo afecta a un 4,3% en los niños y niñas de 4 a 6 años. Además, la prevalencia de la obesidad es más elevada en los grupos socioeconómicos más desfavorecidos.

Respecto a la percepción del peso como normal o no, así como la satisfacción con su peso corporal, la preocupación con su peso o la realización de dietas, son las adolescentes las que, en mayor proporción responden que su peso es mayor de lo normal, que desearían perder kilos, presentan una mayor preocupación por este aspecto y, además, confiesan haber seguido una dieta al menos en una ocasión.

En concreto, el 28,7% de la población de 12 a 18 años considera que si peso es mayor de lo normal, el 35% en el caso de las mujeres y el 22,9% en los varones. Si se pregunta por una percepción de peso menor de los normal, los varones doblan en porcentaje al colectivo femenino (12,2%).

La percepción de que el peso corporal es mayor de lo normal aumenta a medida que empeora el nivel socioeconómico, con un 25% en el grupo bajo de jóvenes, y especialmente en el caso de las adolescentes (37%) .

PESO ACTUAL

La mitad de los adolescentes vascos no están satisfechos con su peso actual (un 40,6% hombres y un 56,1% en el caso de mujeres). En el caso de la mujeres, la mitad confiesa que desearía reducir kilos. Sin embargo, existe un 12,5% de adolescentes que están disconformes con su peso en sentido contrario, y desearía aumentarlo.

La población adolescente menos preocupada por su peso corporal es la que pertenece a los grupos con mejor situación socioeconómica y se incrementa cuando más desfavorecida es la situación, siempre con mayor intensidad en el colectivo femenino.