.

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Cada consumidor gastó 1.880 euros en alimentación en 2006, tanto en su hogar como en hostelería y restauración, lo que significa un aumento del 5,3% respecto al año anterior, según un estudio presentado hoy por la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa.

Sólo en el hogar, el gasto per cápita creció un 3,6% y se elevó a 1.355 euros, con un total de 644 kilos de alimentos, de los que más de la mitad eran frutas y hortalizas frescas, leche y derivados lácteos, carne y pescado, y gaseosas y refrescos.

Las comunidades autónomas con un mayor gasto en hogares por persona fueron Cataluña (1.616 euros), Navarra (1.581 euros), Cantabria (1.527 euros) y Castilla y León (1.515 euros), mientras que en el polo opuesto del ranking se sitúan Murcia (1.073), Andalucía (1.183) y Extremadura (1.194 euros).

Así, el gasto total en alimentación se elevó a 81.916 millones de euros (+5,3%) en 2006, de los que el 72,5% corresponde a los hogares, con 59.360 millones de euros, y el 27,5% a hostelería, restauración e instituciones, con 22.556 millones de euros. La titular del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) destacó que la alimentación supone el 18% del presupuesto de las familias y que en los últimos diez años ha bajado tres puntos porcentuales, coincidiendo con el crecimiento del gasto en ocio.

La proximidad del establecimiento sigue siendo el factor más determinante en la elección del consumidor cuando llena la cesta de la compra (54,8% de los casos) aunque la calidad cada vez pesa más, ya que la diferencia entre ambos conceptos es ahora de ocho décimas, frente a las once de 2005. Los buenos precios determinan la compra en el 35% de los casos.

SUPERMERCADOS.

Según el Panel de Consumo Alimentario, los supermercados son el tipo de establecimiento con mayor cuota de mercado (45,4%), tras ganar ocho décimas, seguidos de la tienda tradicional (28,8%), que ha perdido la misma cuantía de cuota, y de lejos por los hipermercados (16,7%), que han ganado seis décimas de cuota.

El estudio, realizado sobre una muestra de 8.000 hogares, también refleja que el 43% de los consumidores realizan las compras de viernes a domingo, y que a lo largo de la semana dedican tres horas y cinco minutos a hacer la compra. El 80% paga en efectivo y sólo el 4,4% ha hecho la compra alguna vez a través de internet.

La ministra destacó que para crecer en un mercado maduro el reto, tanto de los productores como de los fabricantes y cadenas de distribución, es «aumentar el esfuerzo para innovar y aumentar el valor añadido de los alimentos».

En este sentido, apostó por adaptarse a las nuevas exigencias tras la creciente incorporación de la mujer al mercado laboral, el aumento de la población inmigrante y la diversidad de los hogares, que han crecido en número pero han disminuido de tamaño, y el 28% del total se integran en la actualidad de uno o dos miembros.

«El mercado es maduro y cada vez más complejo, hay que trabajar para aumentar el valor añadido, apostar por la calidad y la innovación», afirmó Espinosa, que también incidió en la gran confianza de los consumidores en los alimentos, con una nota de 6,9 puntos sobre diez.