.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Hospital Severo Ochoa manifestó hoy, en relación con las críticas de una joven con obesidad mórbida que dice llevar esperando dos años y medio a una operación, que la intervención quirúrgica de esta paciente está programada «para después de Semana Santa», una vez realizadas las pruebas que han determinado que «la operación es factible» y recibido, el pasado 19 de febrero, el visto bueno de todos los servicios implicados en este caso.

Tras poner de relieve la «complejidad» de este caso (la joven, de 30 años, pesa 160 kilos), el centro sanitario recuerda que la obesidad mórbida, «proceso que en muchas ocasiones requiere una intervención quirúrgica, como es el caso», «por sus especiales características, no está incluido en el Plan integral para la reducción de la espera quirúrgica».

En este sentido, indica que una intervención quirúrgica de este tipo «es un proceso complejo que requiere la realización de numerosas pruebas», ya que se trata de una operación «de riesgo elevado, por lo que el proceso previo a la intervención se sigue con un escrupuloso cuidado para minimizar los efectos secundarios y éste suele ser largo». «Además, este tipo de intervenciones tienen riesgos intraoperatorios y de seguimiento a largo plazo que necesitan de una preparación previa exhaustiva e instaurar previamente el llamado compromiso terapéutico», agrega el hospital en un comunicado remitido a Europa Press.

Acto seguido, destaca que el compromiso terapéutico «está consensuado entre los servicios de Cirugía, Endocrinología y el propio paciente, ya que éste debe cumplirlo si no quiere ser excluido de la intervención, e implica un compromiso del paciente para no engordar durante este periodo y someterse a las revisiones necesarias».

Por último, asegura que a la paciente «se le han realizado todas las pruebas pertinentes, que demuestran que la operación es factible, y que fue el pasado 19 de febrero de 2007 cuando tuvo el visto bueno de todos los servicios que han tratado su caso». «La intervención quirúrgica, dada la complejidad del caso, está programada, según el calendario de quirófano, para después de Semana Santa», concluye.