.

BRUSELAS, 22 (EUROPA PRESS)

Los españoles son los europeos para quienes son menos importantes las condiciones de bienestar animal, según la encuesta que difundió hoy la Comisión Europea y que también afirma que son también los que menos información tienen de la situación en su país.

Según el Eurobarómetro que midió las «actitudes de los ciudadanos de la UE hacia el bienestar animal», los españoles quedaron en la última posición entre los europeos para quienes este aspecto es importante. Con una escala del 1 a 10, de menos a más, la media europea se situó en el 7,8 y las respuestas españolas se quedaron en una puntuación del 6,9, junto a los letones.

Por otra parte, los españoles son los ciudadanos de la UE a los que menos preocupa las condiciones en las que viven los animales en su país, con un 48% de respuestas afirmativas frente a la media europea de 69%.

El Eurobarómetro se pregunta también cuáles son los medios a los que más ciudadanos recurrirían para informarse sobre estas cuestiones. El más frecuente en las respuestas, sobre todo de los 10 Estados miembros que se adhirieron a la UE en 2004, es la televisión (51%), seguido de Internet (30% y particularmente en los países nórdicos), diarios (29%), libros y documentos (18%) o en conversaciones con amigos o conocidos (17%).

Aunque no aparecen reseñados las respuestas por países, aquí el Eurobarómetro aprecia que los consultados en España y en Estonia «fueron más despectivos acerca de la información sobre este aspecto». Así, el 18% de los españoles y el 17% de los estonios preguntados afirmaron que «nunca buscarían información» sobre el bienestar animal.

De la misma manera, los españoles figuran en los últimos puestos (los terceros por abajo, con el 48% de las respuestas) de la clasificación de los Estados miembros cuyos ciudadanos consideran que la protección del bienestar de los animales ha mejorado en las explotaciones de sus países.

Sin embargo, un 29% de los españoles opina que es «seguro» que las condiciones deberían mejorar y un 42%, que «probablemente» deberían hacerlo. Preguntados acerca de si los ganaderos deberían recibir una «compensación» por los mayores costes que esto les genera, un 66% de españoles considera que así debería ser en mayor o menor grado de convencimiento (el 29% «sí, seguro» y el 37% «sí, probablemente»).

De la misma manera se acercan a la media europea del 89% el porcentaje de españoles que creen que los animales que importa la UE deberían tratarse según las mismas normas de protección y bienestar que aplican los ganaderos europeos, con el 81% de las respuestas afirmativas.

Por último las respuestas de los españoles se sitúan (con el 64%) en el noveno puesto de 27 de los ciudadanos europeos que estarían dispuestos a cambiar el establecimiento donde compra la carne para tener garantías de que los animales, de los que se obtienen productos de consumo que adquieren, han tenido un tratamiento correcto.