.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

La epidemia de tuberculosis en el mundo se ha estabilizado por primera vez desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró esta enfermedad como una emergencia sanitaria pública en el año 1993. Un informe difundido hoy por la OMS con motivo de la celebración el sábado del Día Mundial de la enfermedad, revela que el porcentaje de la población mundial afectada por tuberculosis alcanzó su pico más alto en 2004 y se mantuvo estable en 2005.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki moon, señaló que se están “viendo los frutos de la acción global para controlar la tuberculosis” y añadió que alrededor del 60 por ciento de de los casos de tuberculosis en el mundo se detectan en la actualidad y la mayoría se curan. En la pasada década, 26 millones de pacientes han recibido tratamiento médico efectivo gracias a los esfuerzos de los gobiernos y socios. En cualquier caso, advirtió que la enfermedad todavía mata a 4.400 personas cada día.

Aunque el índice de personas que desarrollaron tuberculosis en 2005 se estabilizó o incluso se redujo ligeramente respecto a 2004, el número actual de casos de tuberculosis continuó aumentando ligeramente, debido al incremento de la población mundial.

El ritmo de desarrollo de casos en 2005, sin embargo, fue ligeramente inferior respecto al crecimiento global de la población. El número de casos en 2005 fue de 8.787.000, frente a los 8.718.000 del año previo. Se estima que 1,6 millones de personas murieron a causa de esta enfermedad en 2005, de los que 195.000 estaban infectados por el VIH.

Según la OMS, a pesar de los signos de que la epidemia podría estar reduciéndose, hay diversos factores que impiden un rápido progreso contra la enfermedad, entre ellos, el acceso irregular al diagnóstico y tratamiento entre los diferentes países.

La directora general de la OMS, Margaret Chan, señaló que “debemos abordar este problema como parte del reto mayor de incrementar el acceso a los servicios sanitarios primarios”. “Todo el mundo, no importa quienes sean o donde vivan, deberían tener acceso al diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis dentro del paquete de servicios de salud general”, dijo Chan.

Según la OMS, otras barreras para el progreso contra esta enfermedad incluyen el VIH, ya que la tuberculosis en la causa principal de muerte entre personas que viven con VIH/sida. Además, se advierte que la difusión de la tuberculosis con resistencia extendida a los fármacos (XDR-TB por sus siglas en inglés) se está convirtiendo en una amenaza para el progreso contra la enfermedad y podría incluso dar marcha atrás a los logros recientes.

“Tenemos un plan sobre cómo controlar la XDR-TB, pero los países lo están implementando de forma demasiado lenta”, dijo Mario Raviglione, director del departamento de la OMS contra la tuberculosis. Este especialista añadió que costará unos 650 millones de dólares adicionales controlar la XDR-TB y la tuberculosis multirresistente (MDR-TB) solo en 2007. “Por eso, la investigación para identificar nuevos diagnósticos, fármacos y vacunas es más importante que nunca”, señaló.