.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El Gobierno aprobó hoy el pago de 100 millones de dólares en virtud de la aportación española para 2007 al Fondo Global de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, con cargo al Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD).

El citado fondo se constituyó inicialmente el 22 de enero de 2002, como fundación sujeta a la legislatura suiza. Se trata de un mecanismo que permite canalizar recursos financieros para la lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria y que complementa y refuerza los esfuerzos que llevan a cabo otros organismos internacionales así como ONG.

En septiembre de 2003 el Gobierno de Suiza decidió otorgarle privilegios e inmunidades similares a los de una Organización Intergubernamental y el Banco Mundial creó un Fondo Fiduciario para llevar a cabo la gestión financiera del Fondo Global, percibiendo una compensación anual por sus funciones.

España «mostró desde el inicio un fuerte interés en el lanzamiento de Fondo Global de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, y constituyó en junio de 2001 un Grupo Interministerial de Seguimiento del Fondo», recuerda el Gobierno.

Así, en enero de 2003 se aprobó la primera aportación española al fondo que se materializó, a través del acuerdo suscrito con el Banco Mundial en febrero de 2003, en un pago de 35 millones de dólares y de 15 millones de dólares en 2004. En 2005, la segunda aportación española ascendió a quince millones de dólares.

La aportación aprobada hoy es la respuesta a la proposición no de ley aprobada por el Congreso de los Diputados en mayo de 2005 en la que se instaba al Gobierno a realizar una aportación de 100 millones de dólares en los dos años siguientes.

En la Conferencia Internacional de Reposición de Fondos para el Fondo Global, celebrada en Londres en septiembre de 2005, España anunció una contribución, como mínimo, de 70 millones de dólares para 2006-2007. En Toronto, en agosto de 2006, durante la XVI Conferencia Internacional sobre el sida, España anunció el compromiso de aumentar esta contribución hasta 100 millones de dólares, que fue reiterado en el catorce Consejo de Administración del Fondo Global que se reunió en Guatemala en noviembre de 2006.

Según el Gobierno, la aportación española tiene como objetivos principales: mantener el compromiso realizado por España; responder el déficit presupuestario que padece el Fondo; rentabilizar la contribución realizada hasta el presente, permitiendo la mayor implicación de expertos, ONG y empresas españolas; mantener la presencia española en el Consejo de Administración durante el periodo 2006-2007; y acercarse al nivel de compromiso de los países desarrollados.