.

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El Instituto Nacional del Consumo, dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, ha prohibido la comercialización de encendedores que no cuenten con dispositivos de seguridad que eviten su utilización por menores de 5 años. Esta resolución entra en vigor tras su publicación hoy en el Boletín Oficial del Estado.

La Resolución, fechada el 8 de marzo, se basa en una Decisión de la Comisión Europea ante posibles riegos graves derivados del uso de los encendedores por menores, que ocasionan cada año, según datos oficiales, entre 1.500 y 1.900 heridos y entre 34 y 40 muertos.

De esta forma, Consumo exige que los encendedores estén fabricados de manera que, en condiciones normales y previsibles de uso, no puedan ser accionados por niños menores de 5 años de edad, debido, por ejemplo, a la fuerza necesaria para ello, la protección de su mecanismo de encendido, la complejidad o la secuencia de las operaciones necesarias para encenderlo.

La prohibición general no se aplicará a los encendedores recargables, considerados de lujo o medio lujo, siempre que los productores faciliten a las autoridades una garantía, tengan una vida útil de cinco años de uso continuado, seguro y servicio postventa en la Unión Europea.

La resolución publicada hoy prorroga, además, la prohibición de comercializar los llamados «encendedores de fantasía», que presentan la apariencia de objetos particularmente atractivos para los niños (como juguetes, teléfonos móviles, vehículos, alimentos, etc.) y cuya venta ya estaba prohibida en España desde el año 1999 por problemas de seguridad de estos productos.

Los dispositivos de seguridad a los que alude la Decisión europea son obligatorios desde ya algunos años en países como Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda.

RED DE ALERTA.

Según Consumo, desde 2002 hasta la actualidad se han retirado del mercado español un total de 807.845 encendedores por incumplir los requisitos exigidos de seguridad, como consecuencia de las notificaciones efectuadas a la Red de Alerta de productos no alimenticios, cuyo punto de contacto en España radica en el Instituto Nacional del Consumo.

Durante el mencionado período fueron alertados 103 modelos de encendedores y 92 encendedores de fantasía. De las 103 notificaciones, 16 tuvieron su origen en los organismos de control de mercado de los Comunidades Autónomas y 87 procedieron de la Comisión Europea.