.

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El 50 por ciento de los pacientes que acuden a las unidades de hipertensión en hospitales de España logran ser controlados, según el estudio QUALIHTA realizado por la Sociedad Española de Hipertensión (SEH-LELHA), con la colaboración de Novartis Farmacéutica.

Si bien la cifra parece menor, hay que tener en cuenta que llegan a los servicios “derivados desde atención primaria con una situación muy compleja”, ya que son personas con alto riesgo cardiovascular, aclara el profesor Antonio Coca, coordinador nacional de la investigación.

“Aunque el dato haga pensar que sólo somos capaces de normalizar a la mitad de estos pacientes”, continua Coca, “en realidad la cifra es muy positiva porque son pacientes con grandes dificultades de control de su presión”.

De todas formas, el especialista asume que “existe un margen de mejora en las unidades ya existentes, requisito previo para el diseño de nuevas Unidades en los Hospitales en los que no se pusieron en marcha”.

El estudio que se llevó a cabo con el objetivo de identificar cuál es el riesgo en pacientes que acuden a las unidades de hipertensión de la gran mayoría de los hospitales de España, abarcó 61 unidades especializadas en esta materia de todas las comunidades autónomas.

Los realizadores recuerdan que la hipertensión arterial afecta a “alrededor del 40 por ciento de la población adulta en España” y que es “uno de los principales factores de riesgo de padecer dolencias cardiovasculares”.

COMARCAS Y HOSPITALES.

Las conclusiones de la investigación marcan una diferencia entre las personas cuya presión ha sido normalizada en hospitales comarcales, que han resuelto el 49 por ciento de los casos, o en los grandes centros hospitalarios, cuya cifra asciende al 52 por ciento. A su vez, ambas unidades tienen más resultados que en atención primaria, cuyos niveles se sitúan “en el 40 por ciento”.

Sobre las características de las personas que acuden a la consulta y son derivadas a servicios especiales, el estudio indica que “suelen ser de un gran riesgo”. El 96 por ciento “tienen varios factores de riesgo cardiovascular asociados y muchos padecen diabetes u otras enfermedades clínicas asociadas”.