.

BRUSELAS, 29 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea anunció hoy que «ampliará» la evaluación que lleva a cabo desde 2003 sobre los tintes capilares que se utilizan en la UE para averiguar sus efectos tóxicos y su relación con la aparición de alergias. Cree que es necesario realizar nuevos estudios epidemiológicos y fijar límites máximos de ciertas sustancias en los mismos.

Bruselas afirmó en un comunicado que existe «un buen número de sustancias que se utilizan en los tintes capilares que pueden provocar una sensibilización de la piel» pero que, sin embargo, no se dispone de demasiados datos sobre ello, por lo que decidió ampliar su evaluación.

Apuesta por «seguir la puesta en marcha de una estrategia de evaluación y realizar estudios epidemiológicos suplementarios para examinar la amplitud de las alergias cutáneas causadas por tintes capilares en la población de la UE». también habrá que establecer «valores límites» para los sensibilizantes «más preocupantes» para que puedan adoptarse medidas para reducir la exposición.

Según explicó, su interés fue suscitado por un informe del Comité Científico de Productos de Consumo (CSPC) que advirtió del riesgo de que algunos tintes puedan provocar alergias cutáneas, por lo que «conviene examinar las propiedades de sensibilización inherentes a estas sustancias y la exposición real» a la que está sometida el consumidor.

Asimismo, la Comisión toma en cuenta la advertencia que hace el CSPC sobre el aumento «considerable» del uso de tintes durante los últimos 10 años, a edades cada vez más tempranas, por lo que podría dar lugar a un «problema potencial sobre la salud de los consumidores».

En concreto, el CSPC evaluó 46 sustancias empleadas en la fabricación de tintes y concluyó que «una proporción considerable» de ellas tenían propiedades de sensibilización de la piel. En concreto, 10 de ellas se declararon «extremadamente sensibles», 13, «fuertemente sensibles», y otras 4, «moderadamente» sensibles.

La Comisión indicó que las sustancias alérgenas se pueden utilizar sin peligro sin la exposición es suficientemente débil y que se están elaborando modelos para evaluar los riesgos. En este sentido, el objetivo de la evaluación que anunció hoy será «determinar las cantidades de las sustancias que pueden utilizarse con toda seguridad en los productos sin que provoquen alergias cutáneas a los consumidores».

DESDE 2003

No obstante, la Comisión recuerda que el estudio sobre estas cuestiones empezó en 2003, cuando la CSPC advirtió del vínculo que existía entre el uso prolongado de ciertos tintes capilares y la aparición del cáncer de vejiga.

Entonces, el Ejecutivo comunitario adoptó, junto a Estados miembros y las partes interesadas, una «estrategia global» que, de una parte, exigía a la industria datos relativos a la inocuidad de sus tintes.

Además, obligaba a entregar informes relativos a las combinaciones de sustancias en las fórmulas de los tintes permanentes hasta como muy tarde el 31 de diciembre de 2007, de manera que se prohibirán todas aquellas sobre las que no existan datos relativos o sobre las que CSPC haya dado una opinión negativa.