.

GINEBRA, 2 (EUROPA PRESS)

Laboratorios Roche presentó este fin de semana en Ginebra (Suiza) sus nuevos tratamientos con terapias biológicas para el cáncer del pulmón, en el marco de la “Reunión Internacional de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) sobre Tumores Torácicos”.

Los especialistas que participaron en el evento, coincidieron en que estas terapias permiten “mejorar la limitada eficacia que tiene la quimioterapia en el tratamiento del cáncer de pulmón”.

Roche se centró en “Erlotinib” y “bevacizumab”, comercializas como “Tarceva” y “Avastin”, respectivamente. El primero es un medicamento oral diseñado para inhibir el factor de crecimiento epidémico de las células tumorales. El otro, tiene como objetivo impedir que se produzca el fenómeno de creación de nuevas redes de vasos sanguíneos que suministran nutrientes y oxígeno a los tejidos cancerosos.

Ambos atacan el tumor de forma “más selectiva y permiten individualizar el tratamiento”, según los expertos. En este sentido, remarcaron que los nuevos medicamentos brindan la posibilidad de descubrir qué pacientes responderán mejor a la medicación, gracias a la determinación de biomarcadores en su material genético y destacaron que su “selectividad” ahorra a los pacientes los efectos negativos de la quimioterapia.

Por otro lado, se analizó el cambio en el perfil del enfermo con cáncer en Europa, y se pronosticó que los casos aumentarán en las mujeres, ya que se iniciaron más tarde en el hábito del tabaquismo. Por este motivo, y porque es la principal causa de la enfermedad, la doctora Jesme Fox, directora de “Roy Castle Lung Cancer Foundation”, hizo hincapié en la necesidad de crear e implementar programas contra el tabaquismo en todos los países de Europa.

EN EUROPA.

Durante el encuentro, se destacó que el cáncer de pulmón es uno de los mas frecuentes en el mundo, con un incremento anual del 0,5 por ciento. En la Unión Europea cada año se diagnostican 150.000 a 160.000 casos en varones, y entre 38.000 y 40.000 en mujeres.

En el caso de España, la cifra ronda los 20.000 casos nuevos, lo que lo convierte en uno de los más frecuentes, además del de peor diagnóstico. Anualmente, el tumor lleva a la muerte a unos 17.000 varones y cerca de 2.000 mujeres.