.

TOLEDO, 14 (EUROPA PRESS)

Un total de 350 personas, la mitad enfermos de Alzheimer y el mismo número de familiares, se beneficiarán este año del programa de vacaciones para enfermos de Alzheimer y sus cuidadores directos, puesto en marcha por la Consejería de Bienestar Social, con el fin de que estas personas compaginen unos días de descanso con tratamientos de terapia y apoyo.

En la sexta edición de este programa, que tiene carácter regional, se ha incrementado el número de plazas disponibles, con el fin de dar respuesta a la creciente demanda que hay por parte de los familiares cuidadores. De hecho, durante el pasado año viajaron 270 personas gracias este programa y 115 lo hicieron durante la convocatoria de 2005.

Este incremento en el número de plazas previsto para este año ha sido destacado por el consejero de Bienestar Social, Tomás Mañas, para quien es «muy importante poder ofrecer a las personas que padecen esta enfermedad y, sobre todo, a los familiares que cuidan de ellos durante el año, un tiempo de descanso y terapia que ayude a paliar la dureza de esta dolencia».

Durante el presente año se han organizado dos destinos distintos. El primero de ellos llevará a 250 personas a la Manga del Mar Menor, entre el 28 de mayo y el 30 de junio, donde podrán disfrutar de 6 noches en pensión completa, con la atención de profesionales y especialistas, informó la Junta en un comunicado.

El segundo destino, que estará ubicado en la provincia de Guadalajara, concretamente en la localidad de Pastrana, está pensado para aquellos enfermos cuya situación física o cognitiva se encuentre muy deteriorada y no les sea posible realizar largos traslados. En este caso podrán solicitarse dos turnos diferentes.

Para hacer posible este programa, la Consejería invertirá durante este año más de 230.000 euros, que tendrán como objetivo financiar la estancia en los hoteles y el régimen de pensión completa, así como a los especialistas y auxiliares que se encargan de los enfermos de Alzheimer durante esos días. Por su parte, los familiares tan solo deberán abonar 55 euros por persona, para el destino de playa, y 50 euros si van a Pastrana.