.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

El 62 por ciento de los españoles compra de vez en cuando comidas preparadas, mientras que un 48 por ciento lo hace ocasionalmente y un 14 por ciento de manera frecuente. De todos ellos, el 84 por ciento declara que no tienen tiempo para preparar sus platos, según los datos del estudio mundial Nielsen Consumer Survey.

En ellos, es más común esta práctica que en los europeos. Estos últimos aseguran que la poca disponibilidad para cocinar (77%) los lleva a consumir platos preparados de manera usual (15%), ocasional (39%) o muy esporádica (36%). Los que nunca compran platos preparados rondan el 9 por ciento, mientras que sólo el 6 por ciento de los españoles jamás lo hacen.

Según la encuesta, los ciudadanos europeos prefieren evitar la preparación de la cena en un 25 por ciento, y sólo en ocasiones un 55 por ciento. La cifra desciende en el momento del almuerzo, en que un 16 por ciento dice recurrir a comidas preparadas habitualmente, y un 54 por ciento «en ocasiones».

En España, son las mismas las comidas elaboradas en casa las que se suplantan por platos preparados. El momento más normal es la cena, con un 21 por ciento; mientras que únicamente el 10 por ciento lo hace en el almuerzo y un 2 por ciento en el desayuno. El 41 por ciento las compra habitualmente en los hipermercados, el 40 por ciento en los supermercados, el 11 por ciento prefiere las tiendas de comestibles y un 10 por ciento los restaurantes.

En el ranking de países europeos donde más se practica la compra de platos listos para servir, Grecia alcanza el primer lugar con el 25 por ciento; seguida por el 20 por ciento de los consumidores del Reino Unido. A la cola se ubica Dinamarca, donde el 5 por ciento dice comprarlas frecuentemente.

LA PRINCIPAL.

En primer lugar, los españoles compran el plato principal listo para servir (21%), un 8 por ciento de ellos eligen consumir los entrantes y las comidas «todo en uno», el 12 por ciento las ensaladas y un 7 por ciento los postres.

Los europeos también se inclinan por el plato principal, que un 24 por ciento compra habitualmente, y en ocasiones un 54 por ciento. Aunque difieren de los españoles en cuanto a su preferencia por los «todo en uno» (22%), los postres preparados (20%), las ensaladas (16%) y los entrantes (11%).

LOS QUE MÁS CONSUMEN.

El estudio indica que son los asiáticos los que más consumen comidas preparadas, pues un 23 por ciento lo hace frecuentemente y un 49 por ciento en ocasiones. En Norteamérica, los porcentajes superan a los de Europa, ya que el 19 por ciento de los consumidores admite comprarlas frecuentemente, mientras que el 45 pro ciento lo hace en ocasiones.

Mientras en Norteamérica las comidas preparadas se toman fundamentalmente en la cena (42%), al igual que en Europa (un 25%), en Asia su consumo está más repartido entre la cena (18%), el aperitivo (23%), reuniones con amigos (18%), desayuno y almuerzo (15%).

En los motivos que llevan a los consumidores a comprar comidas preparadas, es donde se ven las similitudes: el 77 por ciento de los europeos, el 74 por ciento de los norteamericanos y el 71 por ciento de los asiáticos, lo hacen por la falta de tiempo.