.

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

Los españoles consumen casi 500 millones de kilos de comida preparada al año, 10,07 kilos por persona, con un gasto al año de 39,93 euros, según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Consumo sobre «Las Tendencias del Consumo y del Consumidor en el siglo XXI».

El estudio indica que consumo de platos congelados y precocinados creció en 2006 un 1,7% y prevé que su demanda continuará aumentando en los próximos años, ya que cada vez se dedicará menor tiempo tanto a la compra como a la elaboración de los alimentos.

Según el trabajo, la pizza es el plato estrella, pero cada vez se incorporan más los guisos caseros, verduras o alimentos con soja, que cuidan la salud y permiten una preparación rápida y cómoda.

El Salón de la Alimentación (SAL), que se celebrará entre el 8 y el 11 de mayo de 2007, en la Feria de Madrid, acogerá todas las novedades del sector de la alimentación y mostrará a los visitantes las soluciones más ajustadas a los nuevos hábitos y actitudes del consumidor. Además, los principales fabricantes ofrecerán degustaciones de todos sus productos a los profesionales que acudan al certamen.

CATALUÑA Y MADRID.

Según datos recogidos por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en 2006 se consumieron en España 492,62 millones de Kg. de platos preparados, un 1,7% más que el año anterior. Las comunidades autónomas de mayor consumo por persona en hogares son Cataluña, con 13,38 Kg.; Madrid, con 12,55 y La Rioja, con 12,35.

En un consumo medio se encuentran Baleares (10,72); Aragón (10,38); Andalucía (10,30); Valencia (9,95); Canarias (9,93); Castilla La Mancha (8,54); Extremadura (8,32); País Vasco (8,23); Cantabria (8,28); Asturias (7,83); Murcia (7,75), y Castilla León (7,35). En la otra cara de la moneda se sitúan Navarra (6,89 Kg.) y Galicia (6,37).

Cada hogar gasta en comida precocinada un 2,9% del presupuesto total para alimentación, aunque el consumo varía mucho en función del tipo de familia.

Los jóvenes independizados adquieren al año una media de 21,5 Kg. por persona, seguidos de los adultos independientes, con 18,5 Kg. Los hogares formados por parejas con hijos pequeños y por parejas con hijos mayores son los de menor demanda, con un consumo de 9,3 Kg. y 8 Kg. per capita respectivamente.