.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El experto en Bioética y profesor de Deontología Farmacéutica de la Universidad de Navarra, José López Guzmán, señaló durante el V Simposio de la Asociación Española de Farmacéuticos Católicos que «los farmacéuticos podrían no dispensar la píldora del día después por razones científicas».

José López Guzmán afirmó que los farmacéuticos podrían negarse a dispensar este fármaco por «razones de Ciencia», que supone la «posibilidad de que el farmacéutico pueda cuestionar la conveniencia de determinados tratamientos, basándose en su competencia y cualificación técnica, sin recurrir a la objeción de conciencia», informó la Fundación Vida.

«No puede existir un profesional si no tiene libertad de conciencia y responsabilidad por sus actos; si no se reconocen estos dos elementos el farmacéutico podría considerarse un técnico, pero no un profesional», afirma José López Guzmán.

Según el profesor de la Universidad de Navarra, la Ley de Garantías y el Código de Ética Farmacéutica y Deontología de esta profesión «respalda la «objeción de Ciencia», un término «que ya ha sido usado con anterioridad pero del que no se dispone de bibliografía específica».

El farmacéutico puede «oponerse» a dispensar la píldora del día después, «puesto que es abortiva» y «no hay estudios representativas en los que se demuestra que la utilización de la píldora en las menores de 16 años sea segura», afirmó. «Los datos disponibles en adolescentes menores de 16 años son muy limitados», señaló.

La llamada «píldora del día después» actúa en la mayoría de los casos por un mecanismo anti-implantatorio «y por tanto abortivo», señaló López Guzmán. Sus efectos adversos más graves se producen «ante la insuficiencia hepática, que precisa control médico; aumenta el riesgo de cáncer de hígado y páncreas; produce náuseas (42 por ciento de las personas que la toman) y vómitos (16 por ciento)», según señaló el farmacéutico a lo largo de su intervención.

López Guzmán aseguró que en una evaluación que incluía doce estudios sobre 4.500 mujeres, se detectaron también sangrado vaginal (31 por ciento), vértigos o mareos (20 por ciento), dolor abdominal (15 por ciento), fatiga (13 por ciento), dolor de cabeza (10 por ciento), aumento de la sensibilidad mamaria (8 por ciento), diarreas (3 por ciento) y retraso de la menstruación (5 por ciento), además de un 1% de incremento de embarazo ectópico después de utilizar la «píldora del día después».