.

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El gasto de los españoles en alimentación durante los tres primeros meses de 2007 fue de 20.5115 millones de euros, lo que supone un incremento del 6% respecto al mismo periodo del año anterior, informó hoy el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) en un comunicado.

Según estos datos, que se desprenden del Panel de Consumo del MAPA, el gasto en alimentación creció más en los hogares (+6,5%), que en el sector extradoméstico (+4,2%).

En volumen, el consumo alimentario ha sido de 9.420 millones de kilos-litros hasta marzo, lo que supone un crecimiento del 3,2% respecto al año anterior, debido, sobre todo, al aumento del consumo doméstico (+4,2%), ya que la tendencia del consumo fuera del hogar permanece prácticamente estable (-0,2%).

El producto que más aumentó el volumen de compras fue el vino de calidad recuperándose así de la tendencia negativa del 2006. Con 90 millones de litros vendidos registró un incremento cercano al 12% (12.6% en hostelería/restauración y 9,6% en los hogares).

Asimismo, se registraron tendencias positivas en el consumo de frutas y hortalizas frescas, con incrementos del 7,3% y del 5,8% respectivamente, lo que implica un crecimiento en las ventas.

Durante el primer trimestre de 2007, se compraron 136 millones de aceite de oliva, un 5,6% más que en 2006, gracias al aumento de las ventas en los hogares (+9,2%), ya que en el sector de la hostelería disminuyeron un 8%.

Además, se mantuvieron las tendencias positivas de los productos de conveniencia como los platos preparados (+6,8%), los derivados lácteos (+5,6%) y la bollería/pastelería (+5,1%).

Asimismo, destacaron los crecimientos registrados en la pesca y la carne, un 4% más que el primer trimestre de 2006 con cantidades compradas de 395 millones de kilos y 709 millones, respectivamente.

Las bebidas, tanto de agua mineral, como las gaseosas/bebidas refrescantes, han registrado incrementos positivos, pero de menor magnitud que el pasado ejercicio.

Los descensos más significativos en este periodo fueron los registrados en el consumo de cervezas (-1,8%) y de vino de mesa (-12,4%), que sigue la tendencia decreciente de los últimos años, siendo sustituido por el vino calidad.