.

SEVILLA, 10 (EUROPA PRESS)

El cannabis principalmente y la cocaína son las sustancias adictivas que provocan que un mayor número de menores de edad demanden ingresar en centros de tratamiento, según se desprende de la Ficha de Información Básica de Admisión a Tratamiento (Fibat) de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social.

Según los datos aportados a Europa Press, de los 408 menores admitidos en los centros de tratamiento ambulatorio de drogodependencias públicos y concertados de Andalucía durante 2006, el 64,7 lo fueron por cannabis y 16,1 por cocaína. Le siguieron el alcohol y el tabaco, 24 menores por cada droga.

El porcentaje que corresponde a los admitidos por heroína y/o “rebujao” es también del 1,72 por ciento mientras que el 1,47 fue admitido por tratamiento de MDMA (éxtasis). También fueron ingresados menores de edad por hipnóticos y sedantes, anfetaminas y otras sustancias o estimulantes.

Respecto a 2005, el porcentaje de admisiones a tratamiento por cannabis entre los menores se incrementó en un 2,81 por ciento mientras que el de MDMA se mantuvo estable. En cambio, según los datos, para la cocaína ese porcentaje desciende en un 6,7 por ciento.

En función del género, el 20,3 por ciento de los menores son mujeres. Si se atiende al número total de mujeres adultas ingresadas, un 16,2 de los 17.090, el porcentaje de menores admitidas es mayor, “lo que puede estar señalando una progresiva incorporación de la mujer al abuso y la dependencia de sustancias psicoactivas”. No obstante, este 20,3 por ciento de mujeres menores es menor al registrado para el año 2005, un 23,8 por ciento.

Sin embargo, en la población adulta, el alcohol continúa siendo la sustancia que más demanda origina. Así, estos centros registraron 17.090 admisiones en 2006, un 1,8 por ciento más que el año anterior.

AUMENTA EL ALCOHOL

El alcohol, tal como ocurre desde 2003, es la sustancia con más demanda de tratamiento, con 5.726 casos, lo que supone un aumento del 7,2 por ciento con respecto al año anterior. Le siguen la heroína, con 4.062 casos, que registra un descenso del 4,1 por ciento, y la cocaína, con 4.047 admisiones, lo que arroja un incremento del 6,2 por ciento.

Por su parte, el cannabis registró un ligero aumento de las admisiones a tratamiento en estos centros, al pasar de 1.053 en 2005 a 1.179 en 2006. En el caso del tabaco, por contra, se produjo un descenso: de 1.571 casos a 1.244, aunque hay que tener en cuenta que este tipo de adicción no se atiende sólo desde la red de drogodependencias, sino también desde la de Salud.

Respecto al juego patológico, que también recibe tratamiento en los centros ambulatorio de drogodependencias, se registraron 261 casos en 2006, sólo ocho más que el año anterior.