.

NUEVA YORK, 18 (EUROPA PRESS)

La inclusión de las abuelas puede ayudar al éxito de proyectos de nutrición, salud y desarrollo comunitario, según un comunicado publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Mientras que en los países occidentales los ancianos son tratados como ciudadanos de segunda clase, en la mayoría de los demás países, son escuchados y respetados en el seno familiar y en sus comunidades, como actores que potencian el desarrollo, sostiene el documento.

“Las abuelas representan un recurso abundante para la nutrición maternal e infantil, la salud y el desarrollo en general. Pero este recurso es poco aprovechado”, afirmó el experto en nutrición de la FAO, William Clay, a través del comunicado.

Este enfoque fue recientemente presentado por Judi Aubel, experta norteamericana en salud y desarrollo comunitario, durante un seminario de la FAO titulado “Metodología de inclusión de la abuela”.

“La mayoría de los proyectos de desarrollo están orientados hacia los jóvenes, como reflejo de la cultura de las organizaciones occidentales que los llevan a cabo”, consideró la experta, que también explicó que “los ancianos son jefes naturales. A los jóvenes se les enseña a valorar sus conocimientos y experiencia y se espera que acudan a ellos para pedir consejo”.

“Las agencias que aplican proyectos de desarrollo llevan mucho tiempo promoviendo la igualdad de género, reconociendo el importante papel de las mujeres en las sociedades rurales”, añadió. Sin embargo, aclaró que “sus esfuerzos siempre se han centrado principalmente en las mujeres en edad de procrear, ignorando los diferentes valores culturales que pueden aportar las mujeres mayores, sin mencionar el hecho de que en muchos países las abuelas tienen generalmente 40 años o menos”.

Judi Aubel dirige la ONG “El proyecto abuela” y asegura que el enfoque de incluir a las abuelas ha permitido al organismo realizar con éxito proyectos de salud maternal e infantil en Senegal, Malí y Laos.