.

Espinosa tiene «buenas expectativas» para que la dieta mediterránea sea considerada patrimonio de la Unesco

SAN LORENZO DE EL ESCORIAL (MADRID), 2 (EUROPA PRESS)

La ministra de Agricultura y Pesca, Elena Espinosa, afirmó hoy que su Departamento tiene «buenas expectativas» para que la dieta mediterránea sea considerada patrimonio de la humanidad por la Unesco, al tiempo que confió en contar con el apoyo del resto de países miembros de la Unión Europea. Recordó, no obstante, que se trata de un proceso «muy largo» de negociaciones, de entre 6 y 12 meses.

En declaraciones a los medios tras su intervención en el curso «Periodismo gastronómico y nutricional: actualidad y futuro» organizado por la Escuela de Verano de la Universidad Complutense, señaló que España presentará la propuesta para que la dieta mediterránea cuente con la denominación de patrimonio y material de la humanidad por la Unesco en el Consejo de Ministros de la UE que se celebre en julio, donde espera contar con el respaldo del resto de los países miembros.

Afirmó así que las expectativas desde su Departamento de que finalmente se conceda dicha denominación son «buenas», aunque apuntó que la petición está en sus primeras fases y el expediente, del que no hay antecedentes, será «largo», entre 6 y 12 meses. Según dijo, el Ministerio justificará la concesión «no sólo por los alimentos que componen la dieta», sino por «toda la cultura que entraña y la transmisión de generación en generación de esta dieta a lo largo de muchos años».

Por otra parte, preguntada por el llamamiento al Gobierno desde el sector de las frutas y hortalizas para controlar los precios, Espinosa se refirió a las campañas de verano para alentar el consumo tanto nacional como en el extranjero de estos alimentos con el objetivo de que «no haya problemas con los precios» y, se mantengan así altos. Destacó así que este año las campañas españolas no han coincidido con las de Francia e Italia, con lo que esperó que no se llegue a la caída de precios del pasado año.

Respecto a una posible reforma en las cuotas lácteas desde Bruselas que entraría en vigor en 2013, Espinosa quiso mandar un mensaje de tranquilidad porque «aún es un tema que queda muy lejano». «Creo que tenemos que esperar a esa propuesta en 2008 para poder posicionarnos porque se está hablando de desaparición de las cuotas y a la vez de flexibilización de las medidas actuales», observó, ambos «panoramas diferentes».

Destacó, en este contexto, que su Departamenteo está trabajando en los planes de reestructuración del sector, en este momento en el tercer plan, que, afirmó, en dos años hará explotaciones lácteas «mucho más competitivas». «En el 2010 esperemos estar por encima de la media de la UE», agregó a continuación.