.

ESTRASBURGO, 12 (EUROPA PRESS)

El Parlamento Europeo (PE) propuso hoy a la Unión Europea que inicie un estudio para ver si es posible dotar a los grandes espacios públicos, como aeropuertos, estaciones de ferrocarril y de metro y estadios deportivos, «con equipos de atención prehospitalaria, como la desfibrilación precoz de víctimas de parada cardiaca».

En una resolución aprobada hoy por la Eurocámara, los eurodiputados consideran necesaria la creación de una estrategia comunitaria concreta para lucha contra las enfermedades cardiovasculares, ya que, según las estadísticas de 2005, se trata de la primera causa de muerte en la Unión Europea, con una tasa del 42% (1,9 millones de fallecimientos), siendo más propensas las mujeres que los hombres a morir de un ataque cardíaco.

En dicha resolución, aprobada por 607 votos a favor, 2 en contra y 9 abstenciones, se pide a la Comisión Europea que actúe ante las grandes diferencias que existen entre los Estados miembros en la prevención y tratamiento de dichas enfermedades y que promueva el intercambio periódico de experiencias, información y datos en materia de salud cardiovascular.

Los eurodiputados también abogan por un «apoyo económico constante» a la investigación sobre la prevención de las enfermedades cardiovasculares y la promoción de la salud cardiovascular a escala local, nacional y europea. Además, piden el respaldo de la Comisión a las iniciativas que promuevan controles adicionales sobre el tabaco, una alimentación más sana y la actividad física, para mejorar así la salud cardiovascular de los europeos.

Asimismo, reclaman al Ejecutivo comunitario y a los Estados miembros que lleguen a un acuerdo para establecer objetivos en materia de detección y control de la hipertensión arterial. También alienta a los países a promover la identificación precoz de los grupos de alto riesgo y otras estrategias de prevención, ya que son los métodos más rentables para combatir las enfermedades cardiovasculares.

Según el texto aprobado, «el coste total de las enfermedades cardiovasculares asciende en la UE a 169 millones de euros», de los que 105 millones se dedican a tratar las enfermedades en la Unión, mientras que 64 millones se deben a pérdidas de productividad y a los costes de la asistencia informal.

Por otra parte, los indicadores de la OCDE para 2005 señalan que «sólo aproximadamente el 3% del gasto medio en salud actual en los países de la OCDE se dedica a la prevención y a programas de salud pública».