.

BRUSELAS, 17 (EUROPA PRESS)

El comisario europeo de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, pedirá a los Estados miembros reforzar los controles sobre la benzilpiperacina (BZP), un derivado de la piperacina usado como estimulante que provoca efectos similares al éxtasis y que, al igual que otros estupefacientes químicos, puede provocar graves daños en la salud.

Para tomar esta medida, la Comisión se ha basado en un informe del Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías (OEDT) sobre los riesgos de las nuevas sustancias psicoactivas que considera que la BZP provoca problemas médicos incluso sin conocerse con exactitud sus efectos a largo plazo.

Los principales resultados del informe demuestran que la BZP es un estimulante similar a otras anfetaminas, del sistema nervioso central, pero con una potencia algo menor, aproximadamente un 10% menos. Sostiene que, además de los riesgos asociados a toda sustancia que acelera el ritmo cardiaco, aumenta la tensión arterial y provoca agitación e hiperactividad. Indica que los estudios clínicos realizados a pacientes que han consumido BZP muestran un vínculo entre su consumo y crisis de epilepsia, incluso en gente que jamás ha tenido ataques de este tipo. No obstante, esta conclusión se basa en un número pequeño de casos.

Entre los efectos secundarios que se han registrado, cabe mencionar vómitos, dolor de cabeza, palpitaciones, inapetencia, naúseas, ansiedad, insomnio, pensamientos raros, cambios de humor, confusión, irritabilidad y temblores.

El Observatorio indica también que algunos de estos síntomas se producen durante la fase de «bajón» y otros persisten incluso 24 horas después de la ingesta y que, si bien se ha detectado la presencia de BZP en muestras «post mortem», no se ha podido confirmar que sea la causante del fallecimiento.

Por otro lado, la BZP no tiene valor médico alguno, según el informe de evaluación de riesgos del Observatorio Europeo que indica, asimismo, que no hay pruebas científicas concluyentes sobre los riesgos globales de la benzilpiperacina pero, que no obstante, dado que tiene propiedades estimulantes y un riesgo sanitario conviene someterlo a control en consonancia con el principio de precaución.

Por ello, el Ejecutivo comunitario reclamará al Consejo extremar los controles, tal y como lo prevé la Convención de Naciones Unidas de 1971 sobre sustancias psicotrópicas.

Si el Consejo adopta la propuesta de la Comisión, los Estados miembros tendrán que reaccionar con rapidez y dispondrán de un año a partir del visto bueno a la iniciativa de Frattini para poner en marcha medidas de control y las sanciones penales correspondientes.

El proceso que ha llevado a la propuesta hecha hoy por Bruselas se inició el pasado 22 de febrero cuando el Observatorio Europeo de Drogas y Europol presentaron a los ministros de Justicia de la UE un informe común sobre la información disponible relativa a la BZP. El Consejo pidió luego, en el mes de marzo, una evaluación de los riesgos, que es la que han elaborado los científicos del Observatorio.

PASTILLAS EN INTERNET

La BZP ha irrumpido en el mercado del ocio juvenil, donde se vende en forma de comprimidos y pastillas en internet, «herboristerías» o las llamadas «smart shops», establecimientos en los que se venden drogas legales en ciudades como Amsterdam. En el mercado de las drogas ilegales, la BZP se vende como sustitutivo de una droga tan popular como el éxtasis (MDMA), una sustancia psicoactiva de origen sintético.

Hasta ahora, según dados de la CE, un total de trece países miembros de la UE y uno extracomunitario –Noruega–, han comunicado el decomiso de BZP en forma de polvo, cápsulas y comprimidos. Sin embargo, no se ha demostrado hasta la fecha la implicación de mafias organizadas