.

La comisaria de Consumo pedirá a Beijing extremar el control de sus productos

BRUSELAS, 19 (EUROPA PRESS)

La comisaria europea responsable de Consumo, Meglena Kuneva, viajará este sábado 21 de julio a Beijing para analizar con las autoridades chinas los recientes hallazgos en el mercado europeo de pasta de dientes contaminadas con una sustancia tóxica, según adelantó hoy lsu portavoz, Helen Kearns.

La Comisión Europea activó la pasada semana el sistema de alerta rápida de productos peligrosos no alimentarios (Rapex) después de que las autoridades sanitarias españolas informaran de que habían retirado del mercado dos marcas de dentífrico de origen chino no aptas para el consumo.

Además de España, Reino Unido, Portugal, Italia y Rumania, han detectado también la presencia de pasta de dientes china en sus mercados, explicó Kearns, quien añadió que el hecho de que el primer viaje de la comisaria desde que asumió su cargo en enero de 2007 sea precisamente a China no es «casual» sino que obedece a la prioridad que el Ejecutivo comunitario concede a la seguridad de los consumidores.

Kuneva estará en China hasta el próximo 26 de julio y quiere trasladar el mensaje de que la protección a los ciudadanos es «imperativa» y de que un mayor control en la seguridad de los artículos es beneficioso para ambas partes porque la confianza en el mercado es «esencial».

En la capital china tiene previsto reunirse con el ministro responsable de la supervisión y garantía de los productos comecializados, Li Changjiang, encargado de conceder certificados de calidad a los fabricantes. La comisaria europea se entrevistará también con organizaciones de consumidores y visitar un laboratorio local de control de calidad de juguetes.

La Dirección General de Consumo de la Comisión Europea quiere evitar, no obstante, un exceso de alarmismo sobre los productos procedentes de China y niegan que los fabricados en el gigante asiático supongan un peligro mayor que los que llevan sello de otros países.

Como ejemplo de ello, la Comision recuerda que el sistema de alerta europeo detectó en 2006 un total de 440 notificaciones de artículos peligrosos procedentes de China, lo que supone un 48% del total, un porcentaje similar al de años anteriores que demuestra que no se puede hablar de una «avalancha» de productos chinos peligrosos sino de una cifra «estable».

Al igual que en 2005, la mayoría de las notificaciones realizadas en 2006 se refieren a juguetes (24%); seguidas de aparatos eléctricos (19%); vehículos motorizados (14%), equipos de iluminación (11%) y cosméticos (5%). Por países, son Alemania, Hungría y Reino Unido, los que más alertas comunicaron en 2006. En España, que es el quinto país de la UE en número de alertas comunicadas, se pasó de las 42 notificaciones en 2005 a las 79 un año más tarde.

China firmó en enero de 2007 un memorándum de entendimiento con la UE para establecer una comunicación mejor sobre la seguridad de los productos y apoyar a las autoridades chinas en su esfuerzo por garantizar esta seguridad, sobre todo en los artículos que exporta a la UE.