.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Cerrar bien las puertas, no bajar todas las persianas o dejar algo de ropa tendida son algunas de las recomendaciones que hace la Jefatura Superior de Policía de Madrid para prevenir el robo de domicilios en período de vacaciones.

Así, fuentes policiales explican a Europa Press que es necesario cerrar bien la puerta, dando todas las vueltas que posibles a la llave, porque el simple gesto de «tirar de la puerta» no es suficiente, ya que los delincuentes se valen de plásticos duros para resbalarlos por la cerradura y acceder a los domicilios sin mayor problema.

Del mismo modo, apuntan que deben quedar bien clausuradas las ventanas y los patios interiores, que suelen ser accesos ocultos a la vista de los ciudadanos y, por tanto, frecuentemente elegidos por los delincuentes para asaltar los inmuebles.

Asimismo, si la vivienda tiene varias persianas que dan a la calle «lo mejor es que cada una esté de una manera», de tal forma que den la sensación de que hay gente dentro, objetivo que también se consigue si se deja ropa tendida o alguna luz encendida.

Igualmente, si nuestra estancia fuera se va a prolongar varios días es conveniente tener previsto que algún familiar o amigo retiren nuestra correspondencia del buzón, porque si el correo lo rebasa, estamos dando pistas a los delincuentes sobre nuestra ausencia.

Ante cualquier sospecha que se tenga por escuchar ruidos en la casa de algunos de nuestros vecinos, subrayan, lo indicado es llamar a la policía o al servicio de emergencias, teniendo en cuenta que es preferible una falsa alarma que dejar que se cometa un delito.

También aconsejan no dejar pasar a personas desconocidas a los edificios de las casas, así como no contar los días en los que estaremos de vacaciones a gente que no sea de nuestra confianza. Otra de las recomendaciones es, por si los ladrones llegan a entrar, no dejar objetos de valor en el interior de las viviendas.

En caso de encontrarnos el domicilio desvalijado, añaden, es imprescindible «no tocar nada y avisar inmediatamente a la policía» y, si topáramos con los delincuentes tendremos que «salir de la casa y también llamar a la policía». «No hay enfrentarse a ellos porque no hay que correr riesgos innecesarios», indican.