.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

El director general de Ganadería del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Carlos Escribano, confió hoy en que la fiebre aftosa detectada en ganado de Reino Unido no haya entrado en España a través de las 3.000 reses que se importaron del país en los meses de junio y julio.

Escribano explicó que las comprobaciones llevadas a cabo en explotaciones andaluzas y catalanas con ganado importado de Reino Unido han demostrado que las reses están libres de la enfermedad y que sólo queda conocer los resultados de las inspecciones practicadas en Asturias.

«En principio no esperamos ninguna incidencia, puesto que no ha entrado (en España) ningún animal del condado afectado, con lo que únicamente estamos pendientes de confirmación», dijo Escribano en declaraciones a Radio Nacional que recoge Europa Press.

El responsable de Ganadería explicó que las autoridades españolas mantienen el sistema de alerta con todos sus dispositivos de vigilancia en marcha, pero que para hablar de «tranquilidad» habrá que esperar hasta que la situación esté estabilizada en Reino Unido, donde se ha detectado un segundo foco de la enfermedad muy próximo al lugar en el que se registró el primer brote.

El director de Ganadería explicó que es llamativo que el virus haya escapado de un laboratorio oficial ya que éstos, autorizados para manipular virus peligrosos para los animales, como el de la fiebre aftosa, tienen que tener unas medidas de bioseguridad.

«Estamos ansiosos de recibir las explicaciones por parte de los servicios oficiales del Reino Unido y también de la Comisión, ya que se trata de un laboratorio de referencia comunitario, para saber cómo ha podido ocurrir, si finalmente se confirma que se trata de un escape de virus del laboratorio», dijo.

«En principio no deberíamos encontrarnos como un foco (de fiebre aftosa como el de 2001», dijo Escribano, en alusión a la propagación de la enfermedad que obligó a sacrificar a unos 10 millones de animales en Reino Unido. Los servicios de sanidad animal de las comunidades autónomas finalizarán hoy, con toda probabilidad, la inspección de las explotaciones de Cataluña, Asturias y Andalucía que importaron vacuno y porcino de Reino Unido en dicho periodo.

Concretamente, se conocerá si están libres de la enfermedad animal los terneros para cebo llegados en 60 envíos a Cataluña, los vacunos en Asturias procedentes de una única partida, y el ganado porcino llegado a Andalucía a través de cinco envíos diferentes.

El director general de Ganadería destacó que ningún país europeo del que España importe ganado, como Francia y Holanda, han registrado ningún brote de la enfermedad, al tiempo que subrayó que los efectivos de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria están alerta.

Escribano advirtió de que la fiebre aftosa es muy grave desde el punto de vista económico, porque es altamente contagiosa para la cabaña y obliga a cerrar las fronteras, lo que puede hacer perder la posición de un país exportador en los mercados internacionales.

En este sentido, el responsable de Ganadería insistió en que la fiebre aftosa no tiene ninguna incidencia en la salud pública, pero para el sector, la ganadería y las industrias es la enfermedad más grave de todas. «Es un virus muy peligroso para los animales, pero no para las personas», insistió Escribano.