.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El precio del kilo de carne de pollo podría subir entre 18 y 20 céntimos debido al fuerte incremento del precio del cereal este año de hasta un 50%, que ha implicado una «importante subida» del precio de los piensos que sirven de alimento a estos animales, según indicó la interprofesional avícola Propollo en un comunicado.

El secretario general de Propollo, Ángel Martín, indicó a Europa Press que la subida del precio del pollo «será inmediata», pero que aún es pronto para calcular los efectos que tendrá en el precio de venta el público.

La interprofesional indicó que, actualmente, el coste del pienso representa casi el 70% de los costes de producción del sector, por lo que pidió al Gobierno «medidas urgentes» que frenen la subida de los precios de la cebada, el trigo y el maíz.

Según la interprofesional, estas subidas se deben a que los agricultores dedican más tierras cultivables a la producción de bioetanol que a los consumos tradicionales, por las grandes subvenciones que reciben de las administraciones y de la industria transformadora por producir biocombustibles.

Además, Propollo consideró que la situación de escasez de cereales se agrava al tener en cuenta que España está vendiendo cebada a otros países, por lo que indicó que el sector se verá obligado a subir los precios igual que lo están haciendo otros sectores como la carne, los huevos, la leche los yogures o el pan.

«La subida de precios de los cereales nos ha llevado a una situación de gran recorte en los márgenes, una situación prácticamente insostenible que nos obligará a paliar las subidas de manera inmediata», afirmó el presidente de la interprofesional avícola, Federico Félix.

Por todo, Propollo ha solicitado una entrevista con la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, para exponerle la gravedad de la situación y pedirle la toma urgente de medidas que compensen a los avicultores ante un escenario de escalada en el precio de cereales y el temor de un posible desabastecimiento.

España es el primer país consumidor de pollo de la UE con 24 kilos de pollo per capita, y el segundo país productor, con 1.014.000 toneladas en 2006, y una venta aproximada de 22 millones de kilos a la semana.

El sector avícola español está formado por unas 5.000 explotaciones que cumplen con todas las garantías higiénico-sanitarias requeridas por la legislación nacional y europea.