.

BRUSELAS, 6 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea ha pedido a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, según sus siglas en inglés) que evalúe el estudio llevado a cabo por la Agencia Alimentaria del Reino Unido (FSA) que vincula el consumo de determinados colorantes presentes en los alimentos con un aumento de la hiperactividad en los niños.

Según los científicos británicos, el consumo de algunos componentes artificiales utilizados para potenciar el color o el sabor, junto con el benzoato sódico, puede tener un efecto adverso en el comportamiento infantil.

Una vez que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria emita su opinión sobre este estudio, el Ejecutivo comunitario decidirá si adopta medidas respecto a los aditivos en cuestión.

En todo caso, el portavoz de Agricultura de la Comisión Europea, Michael Mann, recordó hoy que para permitir el uso de cualquier tipo de aditivo en la Unión Europea, antes debe contar con el visto bueno científico de la EFSA o, con caracter previo, del Comité Científico Alimentario, y estar demostrada su seguridad.

Además, la Comisión Europea mantiene un control constante sobre los aditivos y reacciona con celeridad cuando aparece cualquier nuevo dato, añadió el portavoz.

En este momento, la EFSA está llevando a cabo una amplia reevaluación de todos los aditivos autorizados, comenzando por los colorantes, para garantizar que la declaración de seguridad emitida en su momento sigue siendo válida a la luz de los últimos datos científicos y desarrollos tecnológicos.

Bruselas recuerda, asimismo, que todos los aditivos tienen que estar etiquetados con arreglo a las normas de la legislación europea que debe indicar su clasificación, es decir si es un colorante o un conservante, así como su número “E” o bien el nombre completo para que el consumidor pueda tener una información adecuada respecto a los aditivos de los productos alimentarios que compra.

Mann informó también de que el Ejecutivo comunitario espera tener el resultado de la evaluación de la EFSA sobre la cuestión concreta de los aditivos supuestamente relacionados con un aumento de la hiperactividad infantil para finales de este año.