.

«Por una hija se hace todo», sentencia la madre, a la que como primera opción la ofrecieron abortar

SEVILLA, 8 (EUROPA PRESS)

Los padres de María, la pequeña que padece de espina bífida y que fue intervenida mediante cirugía fetal abierta en el sevillano Hospital Virgen del Rocío, reconocieron hoy que fue «una decisión difícil», pero que deseaban «darle una oportunidad» a su hija y no abortar.

Desde su habitación en el hospital, la malagueña María José comentó a los medios que se encuentra «muy bien», recuperándose «poquito a poco», mientras que su niña «ya recibe alimento, pasó bien la noche, y, de momento, está bien». María, que pesó 2,075 kilos y que mide 40 centímetros, nació por cesárea a las 32 semanas de gestación.

Un equipo multidisciplinar integrado por 15 expertos del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla consiguió realizar con éxito una cirugía fetal abierta a este bebé que sufre de espina bífida, una grave malformación congénita del sistema nervioso central.

Según señaló la madre, la primera opción que le dieron fue abortar, pero «desde el principio» descartó la idea porque se considera católica y quería darle «una oportunidad» a su hija. «Lo vi tan claro, por una hija se hace todo», afirmó emocionada.

Por su parte, el padre de la pequeña María, Antonio, señaló que «fue una decisión muy difícil» y que, ahora, hay que «esperar un poco porque no es fácil evaluar en 24 horas que lleva de vida». «Siempre hemos planteado que esto iba a salir bien», afirmó, a pesar de conocer «el alto riesgo que corrían».

Antonio sabe que la operación «mejora mucho» las dificultades que podría sufrir su hija, aunque reconoce que «no está curada». Ademas, la pareja quiso destacar el «buen trato» que recibieron en el hospital, que calificaron de «muy humano» y que ayudó a que se sintieran «muy bien».

LA ESPINA BÍFIDA

El Jefe de Neurocirugía Pediátrica del citado hospital, el doctor Javier Márquez, explicó que la espina bífida es «un defecto en el cierre de los nervios» que puede provocar parálisis en los miembros inferiores, alteraciones en los esfínteres, retraso mental o hidrocefalia. «Es la malformación compleja más grave compatible con la vida», indicó, y puede tener «muchas complicaciones».

«El ácido fólico y la nutrición adecuada son recomendables a todas las mamás» aconsejó, ya que, de esta forma, se ha reducido en España y en todo el mundo la incidencia de espina bífida.

María José, quien se manifestó contraria al aborto, señaló que se sentiría «muy contenta» si pudiera contribuir a que la tasa de abortos disminuya y que «más niños puedan vivir», ya que, en su opinión, cuando se da un caso de espina bífida, «los padres abortan directamente». «Sabíamos que esto iba a tener mucha repercusión en los medios por lo que podemos ayudar a muchas familias», manifestó.