.

El año pasado sólo lo hizo el 36%, frente al 82% de holandeses y eslovacos

BRUSELAS, 14 (EUROPA PRESS)

Un alto porcentaje de ciudadanos europeos, el 62%, se hace una revisión dental al año y en la mayoría de los casos es por iniciativa propia, pero las visitas al dentista varían mucho en función del Estado miembro de que se trate, según los datos de un Eurobarómetro especial sobre la salud de los europeos publicado hoy por la Comisión Europea. Así, el año pasado sólo lo hizo el 36% de los españoles, que comparten este porcentaje con los rumanos.

El chequeo periódico de la salud bucodental es bastante más habitual en Países Bajos y Eslovaquia, países donde el 82% de la población acudió al dentista en 2006. El sondeo refleja, igualmente, que en Luxemburgo, Dinamarca, Alemania y Suecia tres cuartas partes de la población realiza una revisión al año. En el caso de Suecia existe un programa gubernamental de revisión que cubre al 34% de los habitantes.

Asimismo, indica que son las mujeres y los ciudadanos con un mayor nivel educativo los que más frecuentan la consulta de los dentistas, normalmente de manera voluntaria. Si se tiene en cuenta, por tanto, el criterio demográfico y el sexo, se comprueba que el 64% de quienes acuden a conocer su salud dental son mujeres, frente al 59% de los hombres, y que los mayores de 55 años son más reacios que otros grupos de edad. El 71% de los que se someten a un test bucodental anual tienen un alto nivel de formación académica, frente a tan sólo el 47% de los que tienen una formación más baja.

Por otro lado, el estudio revela que muy pocos europeos se someten a chequeos colorectales y de próstata a pesar de que, en general, dicen ser conscientes de la importancia de la medicina preventiva. Sólo el 13% de los hombres encuestados asegura haber pasado por un análisis antígeno prostático específico, el que permite detectar el cáncer de próstata, y sólo el 8% se ha sometido a un reconocimiento rectal.

El test colorectal es, no obstante, más frecuente en el caso de los alemanes, donde el 19% de la población pasó esta prueba el año pasado, o en el de los austriacos (17%), pero sólo lo hizo el 1% en Chipre y el 2% en Eslovenia, Rumanía y Croacia. En el caso de los análisis para detectar el cáncer de próstata, los alemanes también figuran a la cabeza en revisiones, mientras que se sitúan en el extremo de la tabla búlgaros, rumanos y estonios, donde no llega al 4% el porcentaje de hombres que acude al especialista.

Estas cifras preocupan al comisario de Salud, Markos Kiprianou, que ha anunciado su intención de presentar en 2008 un plan para aumentar la conciencia sobre la necesidad de hacer revisiones periódicas de próstata y colorectales para prevenir este tipo de cáncer y llevar a cabo campañas específicas sobre el asunto.

TENSION Y COLESTEROL

En cuanto a los principales problemas de salud detectados, el sondeo habla de la tensión arterial y el colesterol en la población mayor de 55 años, segmento en el que el que lo padece casi el 80%, el doble de la incidencia que tiene entre los jóvenes de 15 a 24 años. Como prueba de la preocupación que tienen los europeos por controlar su tensión, casi el 60% se la mide anualmente. Algo menos, el 40%, se somete a pruebas para conocer sus niveles de colesterol.

Finalmente, el Eurobarómetro indica que los europeos consideran que, en general, gozan de buena salud y de hecho sólo uno de cada siete encuestados declara tenerla mala o muy mala. Los datos indican de igual modo que casi tres de cada diez europeos asegura padecer una enfermedad de larga duración o problemas de salud permanentes, porcentaje que se ha incrementado en el último año respecto a 2005.