.

CÓRDOBA, 23 (EUROPA PRESS)

Unas 100 familias han presentado demandas en los juzgados de Córdoba, por la vía contencioso-administrativa, contra la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, reclamando su derecho a escolarizar a sus hijos en centros educativos privados concertados de ideario católico.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de centros concertados (FAPA Concertada), Miguel Serrano, explicó que “una parte de dichas demandas judiciales”, para las que las familias en cuestión han contado con el asesoramiento del gabinete jurídico de la FAPA Concertada, “han pedido al juez la adopción de medidas cautelares con carácter urgente, al entender que se han vulnerado sus derechos fundamentales”.

Serrano aclaró que tal situación se produce “al entender los padres que no se respeta su derecho constitucional a educar a sus hijos conforme a sus convicciones religiosas”, al no habérseles facilitado plaza en colegios privados concertados de ideario católico de su elección y ser asignados por la Consejería de Educación a “centros de enseñanza laicos”, situación ésta que “ya se ha corregido, por decisión judicial, en un primer caso, permitiéndose la escolarización del menor en el colegio elegido por sus padres”.

En esta situación se encuentran aquellos niños para los que no había plazas suficientes en los centros privados concertados de elección de sus padres, que han recurrido por ello a los tribunales, al igual que las familias que tienen a hermanos repartidos entre diferentes centros.

En estos últimos casos, según argumentó Serrano, “al margen de que los padres no están conformes con que para alguno de sus hijos la alternativa a un colegio de ideario católico sea un centro público y laico, a ello se suma el hecho de que en algunos casos los colegios están muy distantes entre sí, lo que pone en entre dicho el principio de conciliación de la vida familiar y laboral de los padres que preconiza la Junta”.

Para Serrano la solución para estos casos ya la ofreció la FAPA Concertada a la Delegación de Educación de la Junta en Córdoba y consiste en “el estudio de cada caso de forma individualizada, conociendo a las familias y no sólo evaluando y decidiendo en función a un frío papel, porque hay casos sangrantes”.

Sin embargo, el portavoz de la FAPA Concertada dijo confinar en que la Delegación de Educación de la Junta en Córdoba “siga aumentando, como ha hecho en los últimos días, la ratio en varias unidades de Infantil y Primaria de distintos centros concertados de Córdoba”.

Ello ha permitido que “varias familias, cuyos hijos, aún cumpliendo los requisitos se habían quedado sin plaza en el colegio concertado de su elección, pues se estén beneficiado ahora de esta mayor sensibilidad de la Delegación de Educación, de la que esperamos que actúe con buena voluntad, para así concluir con el estado de nerviosismo que viven estos días muchos padres”.