.

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS)

El colegio concertado Loreto-Abat Oliba de Barcelona seguirá sin impartir la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC), aunque la Conselleria de Educación prevé enviar una carta al centro recordando la «obligación» de ofrecer estos estudios a sus alumnos, según explicó un portavoz del departamento que dirige Ernest Maragall a Europa Press.

El vicepresidente de la Fundación Abat Oliba –propietaria del colegio–, Eduardo Escartín, declaró a Europa Press que «la asignatura es anticonstitucional», por lo que el centro, junto a otros españoles, presentarán conjuntamente recursos contra EpC.

Para Escartín, la decisión del centro de negarse a impartir la asignatura responde a una recomendación de la Conferencia Episcopal Española, pero también lo hacen porque «la mayoría» de los alumnos del Loreto-Abat Oliba que deben cursar la asignatura este año han tramitado la objeción de conciencia.

A pesar de ello, la Conselleria aseguró que han recibido un total de ocho objeciones en toda Catalunya y «ninguna es de padres del Loreto-Abat Oliba», aunque el centro como tal sí les ha trasladado su objeción.

Según explicó Escartín, la situación en Catalunya es «peor que en el resto de España, porque el decreto de la Generalitat establece que el contenido de la asignatura debe ser incorporado al ideario del centro». «¿Dónde está ahí la libertad de expresión?», se preguntó.

También criticó «la estafa y la comedia» que interpretan algunos centros que, sin ofrecer la asignatura, dicen que sí lo hacen. «Eso de decir «sí la damos, pero en realidad no la damos» es un engaño», consideró.

«MANIOBRA BURDA DE LA IZQUIERDA».

Escartín explicó que la creación de la asignatura es «una maniobra burda de la izquierda para eliminar la ideología de los centros, sea la que sea» para, a cambio, «imponer la del PSOE».

Según dijo, la asignatura le recuerda a la doctrina comunista que se enseñaba anteriormente en las escuelas. «En lugar del marxismo ahora se da el radicalismo de las transversalidades sexuales y el relativismo», apuntó.

Además, señaló que en EpC no se enseña la Constitución porque no incluye «la unidad de España, la lengua común y el papel de la monarquía». «Eso no se enseña, pero sí los tipos de matrimonios, que son muy respetables, pero también muy discutibles», dijo.