.

BRUSELAS, 1 (EUROPA PRESS)

La accesibilidad y la comodidad del sistema sanitario español para los consumidores están dentro de la media de los sistemas sanitarios europeos evaluados, según constata el Índice de Consumidores de la Sanidad Europea 2007 (EHCI, por sus siglas en inglés), publicado hoy, que otorga a España el puesto decimocuarto de 29 países evaluados por el organismo, aunque suspende en lo relativo en tiempos de espera e información facilitada al paciente.

Según los resultados de la encuesta, que trata de analizar la calidad de los servicios sanitarios en Europa, el sistema de España, con 624 puntos de 1.000 posibles, sería comparable a los existentes en países como Estonia, Reino Unido e Irlanda, muy por detrás de los primeros puestos que ocupan Austria (con la nota máxima de 806 puntos), Países Bajos (que alcanzó el primer puesto en la clasificación de 2005), Francia (el país con el sistema sanitario más accesible y cómodo en 2006), Suiza, Alemania y, en quinto lugar a la cabeza, Suecia.

A juicio del Director de Investigación del Índice de Consumidores de la Sanidad Europea, el doctor Arne Björnberg, “España debe tratar el problema relativo al tiempo de espera, así como el de la falta de información, incrementando la transparencia de la información sobre los hospitales a través de indicadores de calidad” para lo cual, explicó en un comunicado, “sería aconsejable que se inspirase en los ejemplos de Reino Unido y Dinamarca”. “La información sobre la calidad puede no solamente hacer que aumente la movilidad, sino también hacer que disminuya el tiempo de espera”, concluyó. Por su parte, el presidente de Health Consumer Powerhouse, Johan Hjertqvist, incidió en el hecho de que España “tiene un alto índice de infecciones resistentes a los antibióticos” y a pesar de reconocer que “la posibilidad de adquirir cualquier tipo de antibióticos sin receta médica puede parecer atractiva desde el punto de vista del consumidor”, insistió no obstante en que “la propagación de infecciones mortales es un precio muy alto que se paga por ello”. El EHCI es una clasificación que se realiza, desde 2005, todos los años de los sistemas de sanidad nacionales europeos a partir de la evaluación de cinco áreas fundamentales para el consumidor (en total unos 27 indicadores de rendimiento): derechos del paciente y la información de los mismos, los tiempos de espera para tratamientos comunes, los resultados de la atención médica, la generosidad del sistema y el acceso a los medicamentos en base a estadísticas oficiales y una investigación independiente de los sistemas sanitarios.