.

LISBOA, 1 (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Juan Sanhermelando)

Los ministros de Justicia de la Unión Europea estudiarán mañana durante la segunda jornada de la reunión informal que celebran en Lisboa la posibilidad de crear un sistema comunitario de alerta rápida para niños desparecidos que permita intercambiar información entre las autoridades policiales y judiciales de los Estados miembros e incluso movilizar a los medios de comunicación.

La iniciativa, promovida por la presidencia portuguesa, coincide con la gran repercusión mediática provocada por la desaparición hace cinco meses de la niña británica Madeleine McCann del apartamento de Praia da Luz, en el Algarve, en el que estaba de vacaciones con sus padres. «El trágico caso de Madeleine McCann ha dejado claro de nuevo que tenemos que hacer todo lo posible para proteger a los niños», subrayó el vicepresidente de la Comisión y responsable de Justicia, Libertad y Seguridad, Franco Frattini, en una misiva dirigida a los ministros.

«La espantosa realidad de los niños desaparecidos es un desafío importante para la UE. La libertad de movimientos en Europa y los mayores vínculos entre los continentes exigen instrumentos eficaces para afrontar este problema», señala el documento de trabajo elaborado por Lisboa que servirá de base para la discusión de los ministros.

La presidencia portuguesa considera que la reciente creación de una línea directa en la UE para casos de niños desaparecidos es un «importante paso adelante» pero ve necesario adoptar nuevas medidas. Por ello, preguntará a los ministros si creen oportuno poner en marcha un sistema comunitario de alerta para niños, y si éste debe funcionar como un mecanismo institucional de cooperación judicial o policial o tendría que ser más flexible apoyándose en los medios de comunicación.

Frattini destacó que ya existen precedentes de este sistema de alerta que «han demostrado ser eficaces», como el que existe en Francia (denominado Alerta-Secuestro) o como el que se acaba de crear en Grecia, ambos basados en un mecanismo similar que funciona en Estados Unidos desde hace años. Por ello, consideró interesante «explorar la posibilidad de establecer una red transnacional» en la UE.

La presidencia portuguesa también ve «útil» crear una lista de niños desaparecidos que se albergaría en el futuro portal sobre justicia de la UE en Internet, y que reuniría información de las diferentes autoridades nacionales. Otras propuestas que discutirán los ministros consisten en crear un manual europeo con las mejores experiencias en esta materia y reforzar la cooperación entre Europol, Eurojust y las autoridades policiales nacionales.

Los ministros de Justicia también debatirán sobre si es necesario o no que la UE adopte nuevas medidas para luchar contra los ciberdelitos que afectan a los niños, como la pornografía infantil. Finalmente, se ocuparan de los casos transfronterizos de secuestros de niños a cargo de uno de sus progenitores y de las medidas necesarias para resolverlos. Entre ellas, una mejor cooperación entre las autoridades nacionales o promover la mediación como medio alternativo para resolver los enfrentamientos.

Según los datos de Naciones Unidas, más de un millón de niños son víctimas del tráfico de seres humanos cada año; más de 300 millones trabajan; más de 3.500 niños menores de 15 años mueren cada año víctimas de negligencias o abusos físicos en los países más ricos; uno de cada 10 niños se enfrenta a situaciones violentas en la escuela; y alrededor de 40 millones de niños menores de 14 años son víctimas de abusos físicos y necesitan asistencia médica y social.