.

VALENCIA, 4 (EUROPA PRESS)

El consumo diario de un yogur evita el desarrollo del cáncer de colon, mientras que la ingesta continúa de leche fermentada con Lactobacillus helveticus previene el cáncer de mama, según explicó hoy la investigadora Gabriela Perdigón, de Tucumán, Argentina.

Perdigón pronunció hoy la conferencia “utilidad de los probióticos en cáncer” en el trascurso de las segundas jornadas del primer Workshop Internacional de Inmunonutrición, organizado por Ainia y el Centro Superior de Investigaciones Científicas, que se celebra hasta mañana en Valencia.

Al respecto, explicó, en declaraciones a Europa Press, que su grupo de investigadores ha desarrollado un modelo experimental en ratones a los que se le introdujo un tumor intestinal y que fueron alimentados con el equivalente humano de un yogur al día.

El resultado fue una inhibición del carcinoma intestinal con incremento de las células productoras de IgA. Así, se comprobó que una administración continua del yogur evita el desarrollo del tumor, pero que aun cuando se suspende “si el tumor se ha revertido no vuelve nuevamente a crecer”.

Del mismo modo, investigaron los efectos de la leche fermentada de Lactobacillus helveticus, muy común en Canadá, sobre el cáncer de mama. En ese caso, explicó la doctora Perdigón, mientras duraba la ingesta de este tipo de leche el tumor dejaba de crecer pero, al contrario que en el caso anterior, en cuanto se suspendía la administración volvía a aumentar.

Al respecto, explicó que esta diferencia se produce porque la ingestión de un alimento por vía oral tiene un efecto “mucho más marcado” en el intestino. Asimismo, el uso del yogur para prevenir el cáncer de colon en lugar de las leche fermentada obedece a que tiene un campo de actuación muy localizado en el intestino, mientras que la leche fermentada sí que llega a la glándula mamaria.

Por ello, aconsejó el uso de estos productos fermentados en las terapias tumorales para aumentar la inmunidad de la mucosa, no sólo intestinal, sino también de la glándula mamaria. Perdigón comentó que es probable que este resultado se pueda extrapolar a otros tipos de leches fermentadas por los constituyentes y los activos que se liberan durante este proceso o incluso de otros alimentados fermentados, por lo que consideró que se trata de una línea de investigación “muy interesante” que está abierta.

Del mismo modo, aclaró que en un principio estas propiedades resultarían beneficiosa con los cáncer de colon o de mucosa porque sería “muy difícil” en los otros tumores por los mecanismos inmunes que intervienen. No obstante, señaló, “no se descarta su uso como preventivo para aumentar la vigilancia inmunológica”.