.

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

El 87% de los españoles consideran que el horario ideal para su jornada laboral sería de 8 de la mañana a 3 de la tarde y sólo el 13% preferiría una jornada con turno partido, según un estudio realizado por la empresa de trabajo temporal Alta Gestión entre 1.156 trabajadores de todo el territorio nacional.

De acuerdo con este informe, tanto para hombres como para mujeres la jornada continuada de mañana es la más deseada en el mundo laboral. Así, el 89% de las mujeres y el 82% de los hombres prefiere trabajar de 8 de la mañana a 3 de la tarde.

Los resultados de esta encuesta revelan además que dos de cada tres españoles (65%) quieren flexibilidad en sus horarios laborales como primera opción para conciliar su vida laboral y familiar.

Por su parte, el 11% apuesta por reducciones de jornada o excedencias y otro 11% opta por la posibilidad de distribuir las horas de trabajo de forma libre a lo largo de todo el año. Sólo el 3% elige el teletrabajo como fórmula para llegar a una buena conciliación de la vida laboral con la personal.

Algunos trabajadores entrevistados por Alta Gestión para este trabajo abogan también por ampliar las bajas por maternidad o paternidad y por tener más guarderías concertadas, incluso en la propia oficina.

Tanto hombres como mujeres sitúan el horario flexible como la medida de conciliación más interesante para ellos, con un 67% y un 63%, respectivamente. Las preferencias cambian a partir de aquí, aunque sólo mínimamente. Las mujeres eligen antes la posibilidad de reducir jornada que la de distribuir libremente las horas de trabajo a lo largo del año, mientras que con los hombres es al revés.

El deseo de tener un horario flexible disminuye según avanza la edad de los encuestados, aunque sigue siendo la primera opción para todos ellos a la hora de conciliar vida laboral y familiar.

Así, mientras cerca del 70% de los jóvenes de 18 a 24 años y de los trabajadores de 25 a 34 años considera la flexibilidad horaria como la medida más interesante de conciliación, entre los empleados de 35 a 44 años el porcentaje baja hasta el 59%, e incluso algo más, hasta el 52%, en el caso de los mayores 45 años.