.

BRUSELAS, 11 (EUROPA PRESS)

El Parlamento Europeo aprobó hoy una declaración para pedir a la Comisión Europea y a los Veintisiete que disfunciones como la dislexia, la disfasia, la dispraxia o la falta de atención, que afectan a más del 10% de los menores de la UE, sean reconocidas como “discapacidades”.

En el documento, la Eurocámara denuncia “la discriminación y la exclusión social que padecen los niños con estas disfunciones” y pide que se cree “una red pluridisciplinar europea de los trastornos específicos del aprendizaje” para estudiar y recabar información sobre dichos trastornos y como espacio para favorecer la cooperación entre países e instituciones.

Asimismo, el Parlamento pidió al Ejecutivo comunitario y al Consejo establecer “una Carta de los niños con disfunciones” y recordó que “la discapacidad provocada por las disfunciones sigue sin ser identificada en numerosos Estados miembros”.

En este sentido, el texto subraya que sólo “un tratamiento precoz, intensivo y pluridisciplinar en estructuras adaptadas”, bien en el entorno escolar con un acompañamiento adaptado o en un centro especializado, “permite evitar la discriminación de los niños” y pide reforzar “la investigación sobre las disfunciones, especialmente en el Séptimo Programa marco”.

Por ello, los eurodiputados reclaman a las demás instituciones de la UE promover “mejores prácticas en la precocidad del descubrimiento, la detección, el diagnóstico sistemático y el tratamiento, así como las estructuras pedagógicas eficaces en entornos ordinarios o especializados y las estructuras de inserción profesional adaptadas”. La declaración, que cuenta con la firma de la mayoría de los eurodiputados, fue presentada por los parlamentarios Marie Panayotopoulos-Cassiotou (PPE-De, Grecia), Richard Howitt (PSE, Reino Unido), Kathy Sinnott (I/D, Irlanda), Roberta Angelilli (UEN, Italia) y Anna Záborská (PPE-DE, Eslovaquia).