.

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

«La calidad de vida de las personas con discapacidad mejora» cuando las nuevas tecnologías son accesibles, afirmó hoy Clara Delgado, logopeda del Área de Información y Asesoramiento en Tecnologías de Apoyo y Diseño para Todos del Centro Estatal de Autonomía Personal y Ayudas Técnicas (CEAPAT), en el marco de la I jornada del VII Congreso Nacional de Lesión Medular organizado por la Asociación de parapléjicos y Grandes Discapacitados Físicos (ASPAYM).

Delgado indicó que «todos tenemos un papel en la sociedad digital en la que vivimos» y, por ello, recalcó que cuanto más cercano sea el papel de las administraciones en este campo, «mejor será el avance tecnológico».

Por su parte, el director de Accesibilidad de la Fundación ONCE, Jesús Hernández, afirmó que hay una «mala conexión entre universidad y empresa» a la hora de conseguir avanzar en materia de nuevas tecnologías, y apuntó que para salvar ese obstáculo es «fundamental» la formación de los técnicos.

Debido a esa falta de conexión, calificó de «desfasado» el desarrollo del mercado ortoprotésico en España. Aseveró, además, que en la sociedad de la información falta formación para superar el «analfabetismo digital» que impide un mayor desarrollo social, y apostó por la inversión en formación para superar esa barrera.

El responsable de Proyectos de Innovación de la Fundación Vodafone España, Tomás de Andrés, afirmó que en su fundación se apuesta por un entorno que pueda adecuarse a las características de cada persona.

En ese sentido, de Andrés comentó que están participando en modelos europeos en los que se están desarrollando las tecnologías para que en tres años se puedan realizar dos programas piloto en España y Alemania para conseguir esta adecuación a través de sistemas tecnológicos.

MODELOS DE SOCIALIZACIÓN.

La coordinadora de la Oficina de Vida Independiente de la consejería de Familia y Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid, Soledad Arnau, dijo que en Madrid hay 39 personas en un proyecto piloto «que han querido vivir de forma independiente». «Cuando hay una gran discapacidad funcional, no es nada fácil tomar decisiones de forma autónoma», señaló.

Asimismo, recalcó que «estas personas son las jefas y jefes de sus propios asistentes personales, porque nadie mejor que yo sabe cómo quiero vivir, cómo quiero comer, dormir, etc», agregó. Arnau explicó que este proyecto termina a finales de 2008 y que para las 39 personas con diversidad funcional, existen alrededor de 65 asistentes personales.

Por su parte, el presidente de la Fundación de la Rehabilitación del Lesionado Medular, José Rodríguez, afirmó que el poder de elección estaba, hasta ahora, «vetado para un gran discapacitado».

En la fundación que preside, Rodríguez afirmó que acuden más de 100 personas para rehabilitarse, y su local está cedido por el Ayuntamiento de Madrid. Con esta fundación se pretende romper parámetros como los que ya existen.