.

La Conselleria alega que fue «un malentendido» entre la directora del colegio y los servicios territoriales

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS)

Una madre de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) que tiene un hijo con problemas de atención denunció hoy a la Conselleria de Educación por enviar a casa al niño durante dos días alegando falta de personal.

La mujer, Natalia D.C., presentó la denuncia ante el Juzgado de Instrucción número 12 en funciones de guardia de Barcelona y ante la propia Conselleria, después de que el miércoles pasado recibiera una llamada de la directora del colegio público Pallaresa que le pidió que fuera a recoger al niño al centro.

En declaraciones a Europa Press, Natalia D.C. explicó que el niño tiene problemas de atención que no están diagnosticados como autismo y necesita «refuerzo escolar». Puede seguir las clases ordinarias, pero con educadores especiales porque «estos niños no aguantan diez minutos en una silla».

Cuando llamó la directora, Natalia D.C. y su marido estaban trabajando por lo que fue la abuela a buscar al niño. Al día siguiente, jueves, tampoco pudo asistir a clase, al igual que otros alumnos con la misma dificultad, y les informaron de que el lunes llegaría más personal.

La madre, que es miembro del colectivo de padres de niños discapacitados Papás de Alex, explicó que «hoy he sido yo la que ha decidido que se quede en casa, porque me han dicho que el lunes vendrán los refuerzos».

El niño, de nueve años, asistía a otro colegio el año pasado y, tras varias dificultades, desde Educación le aconsejaron que este curso asistiera a otro centro con más unidades de apoyo en educación especial.

Para la madre, la Conselleria ha colocado «parches» y remarcó que «no culpo al colegio», sino que hizo responsables de la situación a Educación. Natalia D.C. ha denunciado al departamento por «supuesta vulneración constitucional del derecho a la educación de un menor» y por posible «discriminación».

Un portavoz de la Conselleria de Educación explicó a Europa Press que «el niño ya puede ir a clase» desde hoy viernes y alegó que hubo «un malentendido entre la directora y los servicios territoriales». Señaló que la unidad de educación especial, nueva en el colegio, necesita de dos profesionales y el miércoles sólo había uno. La directora informó a Educación, desde dónde le dijeron que enviarían a otra persona para cubrir la plaza.

Fue entonces cuando el centro llamó a la madre para pedir que fuesen a buscar al alumno. Educación tuvo conocimiento de ello al día siguiente, pero no sabía que habían enviado al niño a casa, según el mismo portavoz.